...

LCMEXL581s.pdf

by user

on
Category: Documents
15

views

Report

Comments

Transcript

LCMEXL581s.pdf
NACIONES UNIDAS
COMISIÓN ECONÓMICA
PARA AMÉRICA LATINA
Y EL CARIBE - CEPAL
Distr.
LIMITADA
LC/MEX/L.581
26 de noviembre de 2003
ORIGINAL: ESPAÑOL
MODELOS ECONOMETRICOS PARA LOS PAISES
DE CENTROAMÉRICA
El presente estudio fue elaborado por el señor Luis Miguel Galindo con la colaboración del señor
Horacio Catalán. Los autores agradecen los comentarios y el apoyo del señor Juan Carlos Moreno Brid
—quien coordinó el presente trabajo— y del señor Fernando Cuevas, así como la colaboración para la
recolección de la información de los señores Rafael Márquez y Eduardo Alatorre. Parte de los recursos
para realizar esta investigación fueron aportados por el proyecto “Uso sustentable de hidrocarburos” de la
GTZ, República de Alemania/CEPAL.
Este documento no ha sido sometido a revisión editorial. Las opiniones expresadas en él son de la
exclusiva responsabilidad de los autores y pueden no coincidir con las de la Organización.
03-11-30
I li
INDICE
Página
I.
INTRODUCCIÓN......................................................................................
1
II.
ESPECIFICACIONES ECONOMÉTRICAS GENERALES....................
3
1. Crecimiento económico.......................................................................
2. La demanda agregada...........................................................................
3. Productos sectoriales............................................................................
3
5
7
III.
METODOLOGÍA ECONOMÈTRICA......................................................
8
IV.
LOS NÚMEROS BÁSICOS DE LAS ECONOMÍAS
CENTROAMERICANAS..........................................................................
12
MODELOS ECONOMÉTRICOS POR PAÍS............................................
20
1.
2.
3.
4.
5.
6.
Costa Rica............................................................................................
Guatemala ............................................................................................
Honduras..............................................................................................
Nicaragua.............................................................................................
Panamá.................................................................................................
El Salvador...........................................................................................
20
23
26
29
32
35
VI.
ANÁLISIS COMPARATIVO ENTRE PAÍSES........................................
39
VII.
EFECTOS DE LAS REMESAS. LOS TÉRMINOS DE INTERCAMBIO
Y LAS IMPORTACIONES DE LOS ESTADOS UNIDOS EN LAS
ECONOMÍAS CENTROAMERICANAS.................................................
45
BANDAS EXTREMAS DE CRECIMIENTO ECONÓMICO PARA
CENTROAMÉRICA..................................................................................
49
ESCENARIO BASE DE CRECIMIENTO ECONÓMICO:
SIMULACIONES Y RESULTADOS........................................................
51
CONCLUSIONES Y COMENTARIOS GENERALES............................
74
BIBLIOGRAFÍA......................................................................................................
77
V.
VIII.
IX.
X.
iv
Página
Apéndices
I
PRUEBAS DE RAÍCES UNITARIAS......................................................
81
II
VALORES REALES Y PROYECTADOS................................................
87
III
TASAS DE CRECIMIENTO POR PAÍS EL FILTRO
HODRICK-PRESCOTT...............................................................................
105
LISTA DE VARIABLES............................................................................................
109
I. INTRODUCCION
Las economías de Centroamérica en las últimas dos décadas han mostrado una fuerte
inestabilidad y cambios estructurales importantes en su dinámica macroeconómica. Las
características y condiciones de este patrón de crecimiento responde a un conjunto de factores de
múltiple origen y de diversa índole, tanto económicos, sociales, políticos como incluso algunas
especificidades nacionales. No obstante, la evidencia empírica disponible muestra ciertos
patrones sistemáticos de comportamiento en la trayectoria de algunas de las principales variables
macroeconómicas 1 o más aún en diversas relaciones que se establecen entre ellas.
El principal objetivo de este trabajo es especificar y estimar modelos econométricos para
seis economías de Centroamérica: Costa Rica, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y
El Salvador. Estos modelos pueden utilizarse para realizar simulaciones de algunas políticas
económicas y para pronosticar el comportamiento de ciertas variables bajo escenarios
económicos alternativos, sobre todo respecto de la evolución de la economía mundial. Además,
estos modelos presentan un marco metodológico para analizar el conjunto de información
estadística disponible sobre los comportamientos sistemáticos de estas economías facilitando su
comparación e investigación conjunta.
Debe, sin embargo, considerarse que la elaboración de estos modelos econométricos
presenta problemas. En particular surgen algunas dificultades pues la información disponible no
incluye series estadísticas consistentes para períodos prolongados de todas las variables
requeridas. Además existen cambios estructurales pronunciados tanto en diversas variables
importantes como en sus relaciones. Como consecuencia los modelos econométricos elaborados
responden, en casos, a especificaciones donde prevalece una visión pragmática. Desde luego esto
deberá mejorarse en el futuro al ir contando con mejor información.
Las limitaciones de información y la presencia de cambios estructurales en la mayoría de
las series económicas de estos países llevo a elegir métodos econométricos de estimación
uniecuacionales. Esto permite reducir posibles efectos de transmisión del error entre las
ecuaciones. Las estimaciones realizadas se apoyaron, en la medida de lo posible, en la
metodología de la econometría moderna lo que incluye analizar el orden de integración de las
series, la cointegración, el mecanismo de corrección de errores, el procedimiento de lo general a
lo específico y el uso intensivo de pruebas de mala especificación y de diagnóstico. Con ello se
busca que las ecuaciones finales representen una aproximación razonable del proceso generador
de información y tiendan a reproducir satisfactoriamente el comportamiento histórico de los
datos.
Los modelos econométricos estimados incluyen dos bloques con objeto de facilitar su uso
pero también para responder a necesidades diferentes de los usuarios expresadas por la CEPAL.
El primer bloque incluye ecuaciones sobre el producto interno bruto y los productos sectoriales
que pueden conectarse con proyecciones sobre la demanda de energía por país. El segundo
Véase por ejemplo el trabajo de Guerrero (sf) para el PIB de Guatemala.
2
bloque incluye ecuaciones para los diferentes componentes de la demanda agregada y el
producto. Debe destacarse que cada bloque es independiente y por tanto sus simulaciones no son
necesariamente consistentes entre sí. El examen de sus diferencias, de hecho, aparta elementos de
interés para el pronóstico y análisis de la dinámica de las distintas economías centroamericanas.
El trabajo se divide en 10 secciones. La segunda sección incluye las especificaciones
econométricas generales utilizadas. La tercera sección presenta la metodología econométrica. La
cuarta los números básicos y las relaciones principales de las economías centroamericanas. La
quinta reporta los modelos econométricos por país, y en la sexta se realiza un análisis
comparativo. La séptima sección discute sobre los efectos de las remesas, los términos de
intercambio y las importaciones de los Estados Unidos en las economías centroamericanas con
base en la información obtenida de los modelos econométricos. La octava presenta un pronóstico
sobre las bandas extremas de crecimiento económico para Centroamérica que se complementa en
la sección novena con el análisis del escenario base de crecimiento económico para los países
centroamericanos. Finalmente la décima sección incluye las conclusiones y comentarios
generales.
Debe comentarse que las ecuaciones, en su primera aproximación, fueron estimadas para
el período de 1980 a 2001 con datos anuales utilizando la base de información de CEPAL (2001)
con algunas excepciones que son mencionadas en el texto. Posteriormente, en un intento de
verificar la capacidad de predicción de los modelos, se incorporaron los valores preliminares de
2002. Finalmente es necesario destacar que este trabajo representa una primera aproximación al
fenómeno estudiado y que es necesario profundizar posteriormente en varios aspectos que se
identifican a lo largo del texto.
3
II. ESPECIFICACIONES ECONOMÉTRICAS GENERALES
1. Crecimiento económico
Las características del desarrollo económico en los países de Centroamérica en el período de
estudio depende de una compleja matriz de interrelaciones y de una multitud de factores
económicos, sociales y políticos que se expresan, en ocasiones, por ejemplo, en comportamientos
volátiles y en alguna medida erráticos en algunos de sus agregados macroeconómicos o en sus
proporciones más relevantes. No obstante, es posible elaborar un marco metodológico general
atendiendo a los comportamientos sistemáticos en las trayectorias de las principales variables
macroeconómicas sin dejar de reconocer que algunos de los factores clave que se utilizan para
explicar economías más desarrolladas adquieren en este caso formas más complejas y diversas.
En este sentido, las especificaciones econométricas utilizadas buscan adecuar las referencias de la
literatura económica sobre los principales determinantes de la dinámica macroeconómica
atendiendo a la evidencia histórica disponible para las economías de Centroamérica. 2
El análisis realizado indica que las economías de Centroamérica tienen un proceso de
crecimiento económico que sigue un patrón de fluctuaciones alrededor de una tendencia
ascendente siguiendo a Hodrick y Prescott (1997) y Blanchard (1997). Más aún, las fluctuaciones
alrededor de la tendencia se realizan dentro de unas bandas relativamente estrechas con la
excepción de fases fuertemente recesivas o expansivas (Solow, 1997) y asimismo las
fluctuaciones están normalmente correlacionadas en serie (Fisher, 1988), combinando fases de
crecimiento económico rápido con otras de ajuste estructural y crecimiento lento. No obstante,
debe reconocerse que las trayectorias de crecimiento muestran en algunos casos patrones atípicos.
Dichas trayectorias se pueden asociar en lo fundamental al comportamiento de factores de
oferta relacionados con funciones de producción. Y las oscilaciones en torno a la tendencia
acusan, más bien, la influencia de los determinantes de la demanda agregada. 3 Como hipótesis
de parte de su crecimiento económico tendencial puede asociarse, en lo fundamental, al
comportamiento de la inversión y/o al acervo total de capital. Estos modelos se conocen como
“fundamentales en capital” (AK) (King y Levine, 1994) y se desprenden normalmente de una
ecuación del tipo (Obsfeld y Rogoff, 1999):
(1.1)
(1.2)
(1.3)
Yt = AF(Kt“Lt1'“)
Kt = Kt-1(1+g)
Lt = Lt-1(1+n)
2
En principio el marco general utilizado en las especificaciones econométricas corresponde a los
modelos del tipo AS-IS-LM (Walsh, 2000).
3
Evidencia en este sentido se observa para Estados Unidos donde la relación entre el acervo de capital y
el producto con referencia a las oscilaciones es baja (Walsh, 2000, pp. 203).
4
Donde Yt representa al producto, A es una constante multiplicativa para capturar las
externalidades tecnológicas, 4 Kt es el acervo total de capital y Lt es la fuerza de trabajo
disponible. n y g son las tasas de crecimiento respectivas del trabajo y el capital donde se cumple
que:
(1.4)
Kt = Kt-1 (1-y) + It
Donde It es la inversión y y es la tasa de depreciación del capital.
La literatura aplicada de los modelos de crecimiento (Ros 2000, Feasel, Yongbeom y
Smith, 2001 y Bleaney y Nishiyama, 2002) utilizan en muchos casos una versión donde se estima
el producto por habitante al normalizar al conjunto de la ecuación (1) por el trabajo y asumir que
la tasa de crecimiento de la fuerza laboral corresponde a la tasa de crecimiento de la población. 5
En este sentido, la acumulación de capital por trabajador tiene una influencia sistemática
importante en el comportamiento del producto (Ros, 2000, pp. 23) así como la suma de las tasas
de crecimiento de la fuerza de trabajo y el progreso técnico (Ros, 2000, pp. 42) de no suponerse
la presencia de rendimientos constantes a escala (Barro 1990, Jones y Manuelli 1990 y Rebelo
1991).
La evidencia internacional al respecto indica que existe, en forma consistente, una
relación positiva entre crecimiento económico y la razón de inversión a producto apoyada por los
efectos del progreso técnico 6 (Levine y Renelt, 1992 y Ros 2000) y una relación negativa con
respecto a la tasa de interés asociada al costo de oportunidad. Además, existe un efecto de largo
plazo del sistema financiero en el crecimiento económico como lo muestra por ejemplo los
efectos de los shocks monetarios (Walsh, 2000, pp. 177). Asimismo, estudios recientes
consideran que el ingreso por habitante es también una función del capital humano aunque para
que esta relación tenga significancia es necesario un mínimo de educación (Mankiw, y otros 1992
y Ros, 2000 pp. 18 y 24).
El proceso de globalización se ha traducido en una mayor dependencia de las economías
nacionales de los flujos internacionales de capitales y mercancías. Esto tienen efectos relevantes
sobre el crecimiento económico, por su interacción a través del comercio internacional, la
inversión extranjera directa, y la variación en el acceso al financiamiento. En este contexto, los
modelos de crecimiento endógeno sugieren la existencia de diversas formas de convergencia
económica (Galor, 1996). Una primera forma de convergencia, conocida como absoluta, se da
cuando el crecimiento de los países pobres es más rápido que el de los países ricos. Sin embargo,
la evidencia empírica reciente tiende a rechazar esta hipótesis (Sala-i-Martin, 1996). Ello ha
llevado a desarrollar el concepto de convergencia condicional. Esta considera que la
convergencia en los niveles de ingreso es válida si se reconoce que hacen la base dos
La innovación tecnológica es ciertamente un factor fundamental para explicar el crecimiento
económico sin embargo su comportamiento tan volátil hace difícil utilizarla como una variable adicional en el
modelo Obstfeld y Rogoff (1999).
5
Véase las versiones aplicadas en Obstfeld y Rogoff (1999), Ros (2000) y Favero (2001).
6
Algunos autores destacan también la causalidad inversa donde la productividad aumenta conforma el
producto crece (Ros, 2000).
5
distribuciones normales, que corresponden a clubes de convergencia entre países 7 (Quah, 1996)
y que se traduce en una tasa de alrededor de 2% anual (Sala-i-Martin 1996).
En el contexto del puente estudio deben destacarse también los impactos de la economía
internacional en particular de los Estados Unidos sobre el comportamiento de economías
fuertemente ligadas a ella a través de diversos canales de transmisión como son las exportaciones,
la inversión extranjera directa o los flujos de capitales. En este sentido, una primera opción fue
incluir en la trayectoria del Producto Interno Bruto de los Estados Unidos como un determinante
de la evolución de las exportaciones y del crecimiento de las economías centroamericanas.
La evidencia empírica disponible sugiere además que existen otros factores relevantes
para explicar el ritmo de crecimiento económico. Entre ellos destacan el peso del sector
industrial, o la incidencia del comercio exterior sobre el producto, o incluso las características
mismas de las exportaciones 8 Ros (2000), Levine y Renelt (1992), y Sala y Martín (1997).
Asimismo otros factores que parecen haber incidido de manera notable en las trayectorias de
crecimiento de los países de Centroamérica en el período de análisis incluyen la inestabilidad
política, la distribución del ingreso o las remesas provenientes del exterior (Alesina, y otros,
1996). Estos factores, aunque algunos son difíciles de incluir atendiendo a la información
disponible, deben ser considerados al menos de forma cualitativa en las simulaciones realizadas.
Con base en estas formulaciones técnicas, para el análisis empírico se adoptó en una
primera aproximación la especificación econométrica siguiente:
(1)
AYt = ßo + ß2AYt-1 + 5[Yt-1-a1lt-1-a2Mt-1-a3Rt-1-a4Yust-1] + ut
Donde Yt representa al producto real, It a la inversión, Mt es un agregado monetario que
aproxima la riqueza financiera, Rt es la tasa de interés 9 y Yust es el producto interno bruto de los
Estados Unidos. La inclusión de la tasa de interés nominal representa un problema potencial, no
obstante su uso en economías desarrolladas, en la medida en que existe una fuerte volatilidad en
su comportamiento asociado a las variaciones de la tasa de inflación (suponiendo la hipótesis de
Fisher, véase Mishkin, 1992 y Galindo, 1995). En este sentido puede considerarse a la tasa de
interés real como una mejor aproximación del costo de oportunidad aunque su uso puede también
representar problemas desde el punto de vista econométrico. 10 En este sentido, las
especificaciones utilizadas en este trabajo solo pretenden representar un primer avance en la
formulación macroeconométrica, aplicables a las economías centroamericanas.
2. La demanda agregada
Los componentes de la demanda agregada se modelaron siguiendo de cerca la tradición
Keynesiana de modelos del tipo IS-LM (Walsh, 2000). Así, el consumo se especificó como
O al menos argumentar que existe una distribución bimodal pero con cotas (Ros, 2000).
8
Las exportaciones de productos primarios están correlacionadas negativamente con el ritmo de
crecimiento económico.
9
En los países donde la información sobre la tasa de interés resultaba insatisfactoria se utilizó como
aproximación la tasa de inflación.
10 Por ejemplo, el uso de variables instrumentales.
6
función del ingreso y de algún efecto riqueza aproximado nuevamente por la riqueza financiera,
la tasa de interés 11 (real o nominal) o la inflación (Davidson, Hendry, Srba y Yeo, 1978):
(2)
ACt = Po + P2ACt-i + 5[Ct-i-aiYt-i-a2Mt-i-a3Rt-i - a4APt-i] + ut
Donde Ct es el consumo y APt la tasa de inflación.
La función de inversión se especificó atendiendo al efecto acelerador del ingreso, al costo
de oportunidad reflejado por la tasa de interés 112 (real o nominal), al efecto de la incertidumbre y
costos de información asociado a la inflación y a un efecto riqueza aproximado por un agregado
monetario. En esta versión, dada la carencia de datos al respecto, no se incluyeron otros factores
relevantes como el racionamiento del crédito (Greenwald y Stiglitz, 1993) o la existencia de
substitutos imperfectos en los activos financieros.
(3)
Alt = Po + P2AIt-i + 5[It-i-aiYt-i-a2Mt-i-a3Rt-i- a4APt-i] + ut
Donde It representa a la inversión.
Las variables de exportaciones e importaciones se formularon como, típicamente,
funciones de demanda especificadas en la forma convencional (Varian, 1984 y Deaton y
Muellbauer, i980); es decir, son función de las preferencias y de la restricción presupuestal. En la
práctica se representan por el comportamiento del gasto total o del ingreso, los precios relativos y
se buscó capturar la influencia de algunos factores institucionales. Debe mencionarse que los
modelos econométricos finales de comercio incluyeron solo en contados casos la especificación
del “mecanismo de corrección de errores”, ya que la evidencia empírica rechazó la presencia de
una relación de largo plazo significativa entre las variables consideradas (i.e. no existe evidencia
significativa que permita suponer una relación de cointegración). En este sentido, se utilizaron
ecuaciones donde se incluyen también los efectos inerciales de las series con base en una
especificación general como.
(4)
Xt = Po + p2Yust + p3srt + p4Xt-i + ut
(5)
Mt = po + p2Yt + p3srt + p4Mt-i + ut
Donde Xt representa las exportaciones totales y Mt las importaciones totales.
Las ecuaciones (i), (2), (3), (4) y (5) permiten obtener al ingreso y a los principales
componentes de la demanda agregada como variables endógenas en el modelo. De este modo,
una primera versión del gasto público y la variación de existencias hubieron quedado como
variables residuales a partir de la identidad del ingreso en la contabilidad nacional. Se optó por
estimar formas econométricas reducidas para determinar el gasto público en función de la
trayectoria del producto y de alguna otra variable de ajuste. Esta forma de cierre tiene ventajas ya
11 La selección de la variable para medir los efectos financieros no es evidente. Sin embargo los
resultados obtenidos indican que es posible utilizar diversas mediciones cada una con éxito relativo.
12 Las diversas formas de medir el costo de oportunidad conducen a especificaciones distintas. En este
trabajo se opto por utilizar la tasa de interés real.
7
que permite obtener simulaciones y predicciones relativamente razonables del producto, el
consumo, la inversión y la balanza comercial reduciendo por ejemplo los errores que se acumulan
en algunos casos al obtener al ingreso como variable residual. La desventaja evidente de ello es
que en el modelo, la variación de existencias tiene comportamientos que reflejan
fundamentalmente su papel de variable de ajuste.
3. Productos sectoriales
El segundo bloque incluye ecuaciones para el producto agropecuario e industrial y permite
obtener como residuo al sector servicios. Las especificaciones generales aprovechan que las
participaciones de estos componentes en el producto tienden, a cierto punto a mantener una
evolución relativamente constante. De este modo, estas variables se hacen función del producto
agregado y se buscó que dicha proporción se modificara en el tiempo de acuerdo con el cambio
en otros factores que capturaran las características estructurales del proceso de crecimiento. De
este modo la especificación general utilizada es:
(6)
Yit = p0 + p2Yt + p3Rt + p4APt + p5Yit-1 + ut
Desde luego esta especificación no captura la complejidad en las características de la
estructura productiva durante el proceso de crecimiento. No obstante, el balance general da lugar
a simular satisfactoriamente el comportamiento de estas series. Estas ecuaciones deben en todo
caso considerarse como formas reducidas para proyectar las variables en cuestión. Debe
asimismo mencionarse que los pronósticos realizados a través de este segundo bloque no son
necesariamente consistentes con aquellos obtenidos del primer bloque en la medida en que
utilizan diversas composiciones de las variables. Es responsabilidad del analista examinar en qué
medida dichas posibles inconsistencias exigirían una modificación de las especificaciones
individuales o, meramente, son errores de magnitud poco relevante.
8
III. METODOLOGIA ECONOMETRICA
La metodología economètrica moderna considera que la información económica es el resultado
de procesos estocásticos y que por tanto tiene propiedades estadísticas y probabilísticas. Así, las
propiedades del término de error son derivadas de las propias series económicas. La econometría
moderna busca encontrar el modelo que mejor aproxime al proceso generador de información*
(DGP) a través de combinar la información teórica y empírica disponible (Spanos, 1986).
El modelo estadístico general considera un conjunto de rezagos para cada variable. Este
modelo ya representa el paso de una función de distribución conjunta de todas las variables a un
modelo de probabilidad condicional donde las variables irrelevantes quedan marginadas del
proceso (Spanos, 1986). Se procedió a utilizar el procedimiento de lo general a lo específico
(Hendry, 1995) para obtener una reparametrización y una reducción del espacio de parámetros.
De esta forma los modelos econométricos finalmente adoptados se aproximan, de acuerdo con la
información teórica y empírica disponible, satisfactoriamente al DGP cumpliendo con los
siguientes criterios (Spanos, 1986):
1.
El modelo es coherente con respecto a los datos. Esto significa que reproduce
adecuadamente el comportamiento de los datos y no existe un comportamiento sistemático en el
término de error. Esto significa en particular que los errores no rechazan la prueba de normalidad
y no existe evidencia de autocorrelación o heteroscedasticidad.
2.
El modelo cumple las condiciones de exogeneidad. Esto es, el conjunto de los
parámetros se mantienen estables, cumplen satisfactoriamente con el proceso de probabilidad
condicional.
3.
El modelo es admisible con respecto a los datos. Esto es, el modelo esta en
condiciones de realizar simulaciones y proyecciones con estabilidad en los parámetros.
4.
El modelo cumple con las restricciones a priori sugeridas en los parámetros. Así,
las restricciones en los parámetros deben de confirmar y ser consistentes con aquellas impuestas
en el modelo inicial.
5.
El modelo debe ser consistente con la teoría económica. En este sentido, los
valores de los parámetros deben de corresponder con los valores sugeridos por la teoría.
6.
El modelo debe de tener la capacidad de “englob amiento"
Esto es, debe de
explicar y mejorar los resultados obtenidos anteriormente con otros modelos.
* Se le conoce usualmente por las siglas DGP que corresponde a sus siglas en inglés “data
generation process”
9
El conjunto de estos criterios se sintetizan en el cuadro 1.
Cuadro 1
CRITERIOS Y PRUEBAS ECONOMÉTRICAS
Criterios
Prueba particular
Pruebas generales
1) Coherente con los datos
Coeficiente de determinación
Autocorrelación
Heteroscedasticidad
2) Exogeneidad
Haussman
3) Modelo admisible
Normalidad
Cambio estructural
4) Restricciones válidas
5) Teoría económica
6) Englobamiento
Teoría económica
Valor de coeficientes
Pruebas de varianza
R2
Durbin Watson, H-Durbin
Box-Pierce, Ljung-Box,
Multiplicadores de Lagrange
Ramsey-Reset, White,
Goldfed-Quant, Glejser,
Breush-Pagan.
Jarque-Bera
Chow, Chow predictiva,
CUSUM, CUSUMQ
General a lo especifico
Prueba J
Notas: Para una definición de las pruebas véase Greene (1999).
Los modelos econométricos se estimaron de acuerdo con el criterio del orden de
integración de las series y utilizando, en lo posible, la presencia de relaciones estables de largo
plazo entre las series y el teorema de representación de Engle y Granger (1987). Las variables
económicas usualmente son series con una media y una varianza creciente; características que les
definen como series no estacionarias. Es reconocido que las regresiones con series no
estacionarias están sujetas a la crítica de relación espúrea. Con objeto de corregir este problema
se procedió a estimar la posible presencia de vectores de cointegración entre las series para
utilizar esta relación de largo plazo como un mecanismo de corrección de errores y llegar a
modelos econométricos finales en primeras diferencias que contengan exclusivamente series
estacionarias. Debe mencionarse que la fuerte inestabilidad de diversas series de las economías
centroamericanas dificulta la identificación de relaciones estables de largo plazo a través de las
pruebas de Johansen (1988) o de Dickey Fuller (Engle y Granger, 1987) en dos etapas. Se
procedió a utilizar el teorema de representación de Engle y Granger (1987) buscando obtener un
mecanismo de corrección de error estadísticamente significativo como evidencia de la presencia
de relaciones de largo plazo (Banerjee y Hendry, 1992 y Patterson, 2000). Desde luego en el caso
donde no se encontró un vector de cointegración con sentido económico se procedió a utilizar
otro tipo de especificación final asociada, por ejemplo, al modelo de ajuste parcial.
El modelo de corrección de error puede definirse (Patterson, 2000) en su forma más
simple de acuerdo con la ecuación (7) utilizando un modelo autoregresivo de orden uno
(ADL(1,1)).
(7)
Yt = po + PiYt.1 + p2Xt + p3Xt.i + ut
10
Restando Yt-i, sumando p2(Xt-i-Xt-i) y reordenando se obtiene:
(8)
AYt = p0 + p2AXt + (p1-1)Yt-1 + (p2+p3)Xt-1 + ut
Suponiendo entonces que:
(9)
(p1-1) = -(P2+P3) o (P1+P2+P3) = 1
Se deriva que:
(10)
AYt = p0 + p2AXt + (p1-1)Yt-1 + (p2+p3)Xt-1 + ut
Por tanto:
(11)
AYt = p0 + p2AXt + (p1-1)[Yt-1 -Xt-1] + ut
[Yt-1 -Xt-1] representa la solución de largo plazo o mecanismo de corrección de errores
(ECM). Para estimar al vector de cointegración se utilizó el procedimiento de Johansen (1988) o el
procedimiento de análisis de los errores de Dickey Fuller (1981) seleccionándose la opción con
mayor sentido económico. En casos donde la presencia de un vector de cointegración era dudosa se
procedió a estimar un modelo de corrección de errores y evaluar su significancia estadística
considerando que ello equivale a una prueba adicional de cointegración (Benerjee y Hendry, 1992).
En este sentido la estrategia econométrica buscó combinar el uso de las técnicas econométricas
modernas con la obtención de modelos causales con sentido económico que permitieran, además,
obtener simulaciones y pronósticos relativamente razonables. Asimismo, se busco que los modelos
econométricos finales no tuvieran un sobre-ajuste a los datos del período histórico ya que ello
implicaría, no solo modelar las regularidades de la serie, sino también sus componentes aleatorios más
importantes. Recuérdese que un modelo que reproduce con extrema exactitud el comportamiento
histórico de los datos puede tener un mal desempeño en los pronósticos en la medida en que reproduce
la trayectoria anterior no sólo en sus patrones regulares sino también en sus componentes más
irregulares. De este modo, obtener un mejor pronóstico en la muestra agregando por ejemplo variables
ficticias o dummies puede implicar que los pronósticos fuera de la muestra empeoren.
La elaboración sistemática de pronósticos con base en modelos econométricos no es una
actividad sencilla o mecánica. La teoría econométrica sobre la elaboración de pronósticos define
que el uso de modelos sin problemas de especificación, con parámetros constantes y estimados
con series estacionarias permiten obtener resultados óptimos (Granger y Newbold, 1986). Sin
embargo, la evidencia empírica sugiere que usualmente las series económicas muestran algún
tipo de inestabilidad estructural, no es evidente su orden de integración y se desconoce al modelo
verdadero (Stock y Watson, 1996). Como consecuencia de ello, quien pronostica se enfrenta a
elegir entre usar técnicas que son óptimas bajo supuestos muy restringidos que difícilmente se
cumplen en la práctica o utilizar otros métodos cuya consistencia teórica no es óptima pero que
permiten obtener resultados relativamente razonables.
11
Para la elaboración de los modelos macro de Centroamérica se buscó combinar, en la
medida de lo posible, especificaciones causales con sentido económico y con una alta capacidad
de simulación y pronóstico. Para ello se hizo especial énfasis en capturar el comportamiento de
los componentes determinísticos de las series a través de la constante o la tendencia más que la
forma de estimación o que el modelo estuviera bien especificado con media cero en los errores.
Esta estrategia se fundamenta en la idea de que una variable estocástica es predecible en el largo
plazo cuando tiene un comportamiento sistemático que puede separarse de los componentes irregulares
y que contiene información para pronosticar su evolución en el futuro. Esto significa también que los
comportamientos irregulares no son dominantes en la trayectoria de la serie en el tiempo.
Debe considerarse que el pronóstico de cualquier variable incluye varias partes donde destaca: i)
un componente determinístico representado por la constante o por una tendencia, ii) un componente
estocástico de las variables incluidas y de las pronosticadas, y iii) un componente del término de error
(Clements y Hendry, 1999). De este modo, la obtención de pronósticos adecuados requiere de modelar
satisfactoriamente a estos tres elementos, no obstante que su importancia como fuentes de error no sea
la misma. Esto es, la evidencia empírica disponible sugiere que los principales factores que inciden
sobre el error de pronóstico son los cambios en los factores determinísticos y la inestabilidad de los
parámetros. Puede incluso argumentarse que en la mayoría de los casos las modificaciones en los
factores determinísticos son el principal componente de error (Clements y Hendry, 1999).
En este sentido, la estrategia econométrica seleccionada o los métodos de estimación
utilizados no son determinantes para obtener errores de pronóstico mínimos. Ello implica también,
desde otro punto de vista, que cualquier método está sujeto a la obtención de pronósticos equivocados
(Clements y Hendry, 1999, pp. 46). Este problema se acentúa bajo la presencia de un cambio
estructural en la región de inicio de los pronósticos donde prácticamente cualquier método de
estimación tiene dificultades para capturar este efecto (Clements y Hendry, 1999, pp. 196). Este
problema parece existir en algunas de las series utilizadas para elaborar los modelos econométricos
para Centroamérica en la medida en que existen varios cambios de base, algunas series no parecen
consistentes, y muestran cambios estructurales repentinos. La presencia de cambios estructurales en
las series indica que no necesariamente el modelo de largo plazo correctamente especificado es la
mejor opción de pronóstico, y que por tanto un modelo de corrección de error representa la alternativa
óptima como la sugiere la teoría para el caso de series estacionarias y estables. La evidencia empírica
indica que las correcciones en la constante, o un modelo en primeras o segundas diferencias es una
posible solución, o incluso un modelo que se concentre en capturar el comportamiento tendencial de
las series a través de la inclusión de factores inerciales.
En el presente estudio se optó por utilizar modelos de corrección de error o autoregresivos
en niveles para mantener una mayor seguridad en el pronóstico de largo plazo aunque se pierda
cierta precisión en el pronóstico de corto plazo. Además se procedió a calibrar el modelo
econométrico de cada país de acuerdo con sus propiedades dinámicas simultáneas buscando con
ello garantizar la consistencia en los pronósticos. Esto implica en particular el ajuste de la
constante en algunas ecuaciones y, en el caso extremo, cambios en la especificación original para
mantener la consistencia general del modelo (Wallis, Fisher, Longbottom, Turner y Whitley,
1987). Las ecuaciones reportadas corresponden a las especificaciones finales y pueden presentar
en algunos casos coeficientes estadísticamente no significativos pero que garantizan propiedades
adecuadas para las simulaciones de todo el modelo econométrico.
12
IV. LOS NUMEROS BASICOS DE LAS ECONOMIAS
CENTROAMERICANAS
El patrón de crecimiento de las economías de Centroamérica muestra, durante los últimos veinte
años, un comportamiento inestable que se manifiesta en buena parte de las variables
macroeconómicas. No obstante ello, existen algunos patrones sistemáticos que pueden resaltarse.
Así, el consumo como proporción del PIB entre 1980 y 2001 tiende a ser más estable para
Costa Rica y Guatemala donde oscila entre el 70% y 80% y para Honduras con movimientos
entre 60% y 70%. Por su parte existen trayectorias más inestables como proporción del PIB en
El Salvador que donde ha alcanzado recientemente hasta una proporción de alrededor de un 90%
y en Panamá y Nicaragua donde se observa una fuerte inestabilidad que hace difícil precisar una
tendencia evidente.
Por su parte, los cocientes de inversión en el conjunto de los países centroamericanos
muestran, en general, un aumento paulatino aunque con diferente intensidad en cada caso que
culmina con una caída en los últimos dos o tres años. No obstante estas similitudes, puede
observarse que estas proporciones son distintas entre los diferentes países. Así, Costa Rica,
Honduras y Panamá tienen un coeficiente de inversión a producto de entre 20% y 24%.
Guatemala, El Salvador y Panamá tienen coeficientes distintos que a fines de los noventa se
ubican alrededor de 9%, 30% y 19% respectivamente.
Los coeficientes de saldo comercial a producto muestran también fuertes oscilaciones. En
este contexto, se observa que Honduras, Nicaragua, Panamá y El Salvador tienen un creciente
deterioro que se ha detenido relativamente en los últimos años. Por su parte, Costa Rica no
muestra una tendencia marcada.
13
Gráfico 1
COEFICIENTES DE CONSUMO PRIVADO A PIB
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
14
Gráfico 2
COEFICIENTES DE INVERSIÓN A PIB
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
15
Gráfico 3
COEFICIENTES DE SALDO COMERCIAL A PIB
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Panamá
El Salvador
Los coeficientes de gasto público como proporción del PIB muestran, con excepción de
Guatemala, una caída. Así, Costa Rica, Nicaragua, Panamá y El Salvador observan una reducción
de la participación del gasto público en el producto, lo mismo que sucede en Honduras aunque
con una recuperación relativa al final del período. Por su parte Guatemala eleva la participación
del gasto público en el producto. Destaca en este contexto que, en conjunto, estas participaciones
tienden a converger alrededor del 10% del producto.
16
Gráfico 4
COEFICIENTES DE GASTO PÚBLICO A PIB
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Panamá
El Salvador
En conjunto, el examen de estas proporciones indica que existen en general tres aspectos
importantes que deben de capturarse en los modelos econométricos: En primer lugar la falta de
tendencias definitivas en la participación del consumo en el producto. En segundo lugar, un
ascenso paulatino de la proporción de la inversión con respecto al producto, y finalmente un
descenso del gasto público como proporción del PIB con una convergencia relativa a una
participación del 10%.
17
Las trayectorias de crecimiento económico de estos países muestran una gran diversidad,
en particular al considerar su comportamiento quinquenal (véase el cuadro 2). Sin embargo
parece existir un proceso de convergencia de largo plazo a una cifra promedio anual de entre
2,5% y 3% con la excepción de Nicaragua 13 que claramente muestra un comportamiento atípico.
Cuadro 2
TASAS DE CRECIMIENTO DEL PIB POR PAÍS
Período
81 86 91 96 81 -
85
90
95
2001
2001
Costa Rica
0,74
3,47
4,90
4,28
3,35
Tasas de crecimiento promedio del PIB
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
-1,26
-0,41
1,64
1,21
2,89
2,98
-3,11
-1,36
3,53
2,88
1,51
3,61
3,17
2,22
4,15
2,44
2,44
2,68
0,84
2,35
El Salvador
-0,61
2,02
5,43
2,57
2,61
Este comportamiento es muy similar en las trayectorias de consumo (véase el cuadro 3).
Ello se debe en buena medida a la cointegración entre el consumo y el ingreso en todos los países
y sugiere que en principio ambas trayectorias se mantendrán en paralelo en el largo plazo.
Cuadro 3
TASAS DE CRECIMIENTO DEL CONSUMO POR PAÍS
Período
81 86 91 96 81 -
85
90
95
2001
2001
Costa Rica
1,32
3,01
5,71
2,86
3,23
Tasa de Crecimiento Promedio del Consumo
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
-0,74
-6,41
4,27
1,59
2,68
1,83
2,23
-0,82
3,83
1,73
1,80
0,72
3,00
2,66
2,48
2,86
2,57
2,76
1,43
3,26
El Salvador
-0,70
5,69
6,74
2,17
3,56
Las tasas de expansión de la inversión quinquenales por país muestran mayor diversidad
(véase el cuadro 4). En principio, parecen existir dos grupos de países: Por una parte, Costa Rica,
Guatemala, Honduras y El Salvador donde se observa una tasa relativamente alta superior al
3,5% mientras que por el otro Nicaragua y Panamá muestran procesos de inversión bastante bajos
aunque debe destacarse la recuperación reciente en Nicaragua.
13
Para Acuna-Alfaro (2002) el comportamiento más atípico es el de Costa Rica.
18
Cuadro 4
TASAS DE CRECIMIENTO DE LA INVERSIÓN POR PAÍS
Tasas de crecimiento promedio de la inversión
Período
81 86 91 96 81 -
85
90
95
2001
2001
Costa Rica
0,77
7,02
8,05
5,97
5,45
Guatemala
-4,50
3,50
8,34
6,97
3,91
Honduras
-0,33
8,21
8,07
2,82
3,84
Nicaragua
-2,67
-7,74
7,87
8,85
1,39
Panamá
-8,53
-15,07
17,90
3,35
2,85
El Salvador
-1,71
3,74
12,03
3,61
4,68
La presencia de un ritmo de crecimiento relativamente heterogéneo para cada año en la
región centroamericana se observa claramente. Los coeficientes de correlación entre las tasas de
crecimiento del producto obtienen valores relativamente bajos e incluso en algunos casos
negativos (véase el cuadro 5). No obstante esta diversidad, se registran coeficientes de
correlación elevados en aquellos que muestran tendencias similares, en particular Guatemala,
Honduras y El Salvador por una parte y Panamá y Nicaragua por el otro lado.
Cuadro 5
COEFICIENTES DE CORRELACIÓN DE LAS TASAS DE
CRECIMIENTO DEL PRODUCTO
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
USA
México
1 000
0 135
1 000
0 051
0 459
1 000
-0 064
0 088
-0 298
1 000
0 278
0 015
-0 063
0 479
0 110
0 652
0 248
0 009
-0 432
0 313
0 210
0 103
0 107
0 327
0 177
0 149
Costa Rica Guatemala Honduras Nicaragua
1 000
-0 080
1 000
-0 318
0 311 1 000
0 382
-0 144 0 223
Panamá El Salvador USA
1 000
México
Este comportamiento tan heterogéneo se refleja también en las trayectorias del consumo y
la inversión (véanse los cuadros 6 y 7). En este caso, las dispersiones son ciertamente mayores y
es difícil argumentar la presencia de algún patrón sistemático entre países.
19
Cuadro 6
COEFICIENTES DE CORRELACIÓN DE LAS TASAS DE
CRECIMIENTO DEL CONSUMO
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
1 000
0 148
0 218
0 533
0 333
0 036
Costa Rica
1 000
0 166
0 534
0 012
0 457
Guatemala
1 000
0 146
0 397
-0 105
Honduras
1 000
0 005
0 103
Nicaragua
1 000
-0 342
Panamá
1 000
El Salvador
Cuadro 7
COEFICIENTES DE CORRELACIÓN DE LAS TASAS DE
CRECIMIENTO DE LA INVERSIÓN
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
1 000
0 135
0 057
-0 190
0 442
0 375
Costa Rica
1 000
0 510
0 033
0 165
0 657
Guatemala
1 000
-0 169
-0 178
0 423
Honduras
1 000
0 285
-0 170
Nicaragua
1 000
0 230
Panamá
1 000
El Salvador
De este modo, las proyecciones de las tasas de crecimiento para los países de
Centroamérica deben de considerar la existencia de un proceso de convergencia paulatino
originado muy probablemente por la mayor dependencia de estas economías a la evolución de
factores internacionales con la persistencia de tasas diferenciadas anuales por país.
20
V. MODELOS ECONOMÉTRICOS POR PAÍS
Los modelos econométricos construidos para cada país son el resultado de un compromiso entre
las características econométricas adecuadas dadas por las pruebas de especificación, de
diagnóstico y de orden de integración, los argumentos de la teoría económica y la evidencia
empírica disponible buscando mantener la capacidad de reproducir el comportamiento histórico
de los datos. De este modo, los resultados reportados pretenden representar la mejor alternativa
posible dentro de las restricciones antes mencionadas en donde, desde luego, algunas de las
opciones seleccionadas requieren más investigación. Debe mencionarse que todas las ecuaciones
econométricas incluidas no rechazan las pruebas tradicionales de especificación por lo que en
principio pueden considerarse una aproximación adecuada del proceso generador de información.
Las pruebas de raíces unitarias se incluyen en el Apéndice I y los gráficos de los valores reales y
pronosticados por los modelos en el Apéndice II.
1. Costa Rica
El crecimiento económico 14 en Costa Rica depende fundamentalmente del comportamiento de la
inversión y del impacto de la economía mundial aproximada por el PIB de los Estados Unidos a
través de sus efectos sobre las exportaciones, el turismo y el flujo de capitales e inversión
extranjera directa. En este sentido, el crecimiento económico de este país esta sujeto a una
recuperación del dinamismo de la economía mundial y de la demanda interna en particular de la
inversión.
(12) Alycrt = 1.15*Alyxt + 0.062*Alicrt-1 - 0.21*ecmt-1 + 0.063*D92
(6.57) (1.34)
(-1.16)
(2.51)
(12.a) lycrt = 2.28 + 0.25*licrt + 0.94*lyxt
ADF(1): -2.20
R2 = 0.67
LM(2): 2.035 (0.167)
ARCH(2): 1.17 (0.33)
JB: 0.16 (0 .44)
Error cuadrático medio: 0.0206
El consumo es exclusivamente una función del ingreso donde se excluyen los efectos de
variables financieras como la riqueza monetaria o la tasa de interés.
Las pruebas de cointegración para los modelos econométricos elaborados están en algunos casos en la
región de no rechazo. Sin embargo se optó por dejar estos resultados en la medida en que el mecanismo de
corrección sea estadísticamente significativo.
21
(13) Alccft = 0.106*Alccrt.i + 0.95*Alycrt - 0.308*ecmt.i - 0.053*D99
(1.07)
(8.95)
(-1.86)
(-2.84)
(13.a) lccrt = 0.513 + 0.94*lycrt
ADF(1): -2.89
R2 = 0.85
LM(2): 0.35 (0.70)
ARCH(2): 1.05 (0.37)
JB: 0.41(0.81)
Error cuadrático medio: 0.015
La inversión es función de un efecto acelerador dado por el comportamiento del ingreso y
por una aproximación de la incertidumbre y costos de información 15 que genera, ante las
dificultades de información, la tasa de inflación.
(14) Alicrt = -0.060 - 0.015*Alicrt-1 + 3.13*Alycrt - 0.67*ecmt-1 - 0.15*D99 + 0.016*D01
(-4.31)
(-0.24)
(10.3)
(-4.36)
(0.33)
(-3.15)
(14.a) licrt = -5.96 + 1.31*lycrt - 0.46*Alpt
ADF(1): -2.36
R2 = 0.92
LM(2): 1.91 (0.18)
ARCH(2): 0.24 (0.97)
JB: 8.7 (0.01)
Error cuadrático medio: 0.036
Las exportaciones dependen en el largo plazo del comportamiento de la economía de los
Estados Unidos y marginalmente del tipo de cambio real. En este sentido, la recuperación de la
economía de los Estados Unidos impulsa la economía de Costa Rica.
(15) Alxcrt = 0.37*Alxcrt.1+ 2.22*Alyxt - 1.56*Alyxt.1 - 0.40*ecmt.
(1.76)
(3.03)
(-1.84)
(-2.84)
+ 0.16*D98 + 0.107*D99
(2.46)
(1.43)
(15.a) lxcrt = -13.09 + 2.907*lyxt + 0.0055*ltcrt
Puede incluso considerarse además que la inflación tiene efectos negativos sobre la riqueza financiera
y por ese canal incide también negativamente en la inversión (Hendry, y Ungern-Sternberg, 1993).
22
ADF(1): -2.50
R2 = 0.59
LM(2): 1.34 (0.29
ARCH(2): 0.91 (0.42)
JB: 0.61 (0 .73)
Error cuadrático medio: 0.054
Las importaciones son sensibles al producto interno de Costa Rica, al tipo de cambio real
y a su comportamiento tendencial. La magnitud del coeficiente del tipo de cambio real indica que
esta variable tiene incidencia en las importaciones.
(16) lmcrt = 0.78*lmcrt-1 + 2.20*lycrt -1.87*lycrt-1 -0.62*ltcrt + 0.28*ltcrt-1
(7.44)
(6.33)
(-4.52)
(-3.73)
(2.20)
R2 = 0.99
LM(2): 0.66 (0.52)
ARCH(2): 0.40 (0.67)
JB: 0.71 (0 .69)
Error cuadrático medio: 0.045
La ecuación del gasto público, más que reflejar una relación de causalidad, busca
establecer la presencia de una relación estable con el producto entre ambas variables como ancla
para simular su trayectoria de largo plazo. En este sentido, el gasto público se basa en el uso de
modelos autorregresivos y su referencia con el ingreso.
(17) Algpcrt = 0.28*Alycrt + 0.11*Alycrt.1 - 0.51*ecmt.1 - 0.024*D01
(3.85)
(1.50)
(-2.41)
(-1.85)
(17.a) Igpcrt = 6.11 + 0.405*lycrt
ADF(1): -2.62
R2 = 0.69
LM(2): 0.50 (0.61)
ARCH(2): 0.32 (0.73)
JB: 0.43 (0 .80)
Error cuadrático medio: 0.011
Las ecuaciones de los productos sectoriales se ajustaron en función del producto interno
bruto de Costa Rica y de alguna variable adicional que permitiera capturar los efectos de cambios
en el gasto o en el patrón de crecimiento económico. Así se utilizaron variables como el tipo de
cambio real o la tasa de inflación o de interés considerando al modelo economètrico final como
una forma reducida y excluyendo por tanto una discusión sobre los coeficientes obtenidos.
(18)
Alyacrt = 0.899*Alycrt - 0.723*ecm506t-1
(8.01)
(-3.14)
23
(18.a) lyacft = -1.138 + 0.873*lycrt + 0.141*ltcrcrt
ADF(1)=-3.96
R2: 0.56
DW: 1.75
LM(2): 0.12(0.881)
ARCH(2): 1.27(0.305)
JB: 2.278(0.320)
Error cuadrático medio: 0.0237
(19)
Alyicrt = - 0.028 + 1.522*Alycrt - 0.351*ecm507t-1 + 0.099*D99
(-6.27)
(15.91)
(-4.69)
(6.98)
(19.a) lyicrt = 0.904*lycrt - 0.226*Alpcrt
ADF(1)=-3.18
R2: 0.97
LM(2): 1.60(0.236)
ARCH(2): 0.41(0.667)
JB: 1.63(0.440)
Error cuadrático medio: 0.0116
2. Guatemala
El crecimiento económico en Guatemala es función de la inversión y de los efectos
dinamizadores de la economía mundial medidos a través de la trayectoria del producto de los
Estados Unidos. Estos resultados confirman que las perspectivas de una recuperación del
crecimiento económico dependen de un intenso programa de inversión apoyado por la
recuperación internacional en un contexto donde se mantengan los equilibrios macroeconómicos
básicos (CEPAL, 2002c).
(20) Alygt = 0.47*Alyxt - 0.16*Alyxt-i + 0.62*Alygt-i - 0.201*ecmt-i
(2.98)
(-0.98)
(4.76)
(-1.91)
(20.a) lygt = 0.213*litgt + 0.785*lyxt
ADF(1): -2.40
R2 = 0.71
LM(2): 0.22 (0.80)
ARCH(2): 1.52 (0.24)
JB: 1.40 (0 .49)
Error cuadrático medio: 0.012
El consumo en Guatemala responde en el largo plazo al comportamiento del PIB con una
de las propensiones marginales a consumir más elevadas de la región.
24
(21) Alcgt = 0.34*Alcgt.i +1.06*Alygt -0.38*Alygt.i 0.24*ecmt-1 + 0.01*D01
(2.12)
(19.5) (-2.54)
(-3.79)
(4.14)
(21.a) lcgt = 0.96*lygt
ADF(1): -1.07
R2 = 0.97
LM(2): 0.06 (0.93)
ARCH(2): 0.32 (0.72)
JB: 4.85 (0 .08)
Error cuadrático medio: 0.003
La inversión en Guatemala responde a un efecto acelerador del ingreso y al costo de
oportunidad dado por la tasa de interés real. 16 Ello probablemente refleje las condiciones
adversas que presenta el sistema financiero guatemalteco lo que se manifiesta, por ejemplo, en la
intervención de tres bancos y dos financieras en el 2001 (CEPAL, 2002c). En este sentido, una
recuperación de la inversión requiere no solo un aumento moderado del crédito en términos
reales 17 sino la conformación de un clima general propicio para la inversión en condiciones de
costos adecuadas 18.
(22) Aligt = -0.07 + 4.96*Alygt - 0.034*Alrrgt - 0.52*Aligt_2 - 0.05*D01
(-2.54) (4.71)
(-0.30)
(-2.82)
(-0.62)
R2 = 0.60
LM(2): 1.77 (0.20)
ARCH(2): 0.14 (0.86)
JB: 0.76 (0 .68)
Error cuadrático medio: 0.073
Las exportaciones totales en Guatemala responden fundamentalmente a las trayectorias de
la demanda externa asociada al producto de los Estados Unidos y a los cambios en el tipo de
cambio real y a sus propios valores rezagados. Destaca el signo del coeficiente en el tipo de
cambio real que probablemente refleja la incertidumbre que genera movimientos en esta variable
y la dificultad de explicar los movimientos de corto plazo de estas variables que pueden
corresponder por ejemplo a una trayectoria en forma de “J” (the Jcurve) de las exportaciones.
(23) Alxgt = 0.42*Alxgt-1 + 0.86*Alyxt-1 - 0.27*Alsrgt-1 - 0.11*D01
(3.06)
(2.44)
(-4.27)
(-2.11)
16 El modelo se estimó en primeras diferencias con objeto de reducir el problema de regresión espúrea.
17 El crecimiento estimado del crédito al sector privado para el 2001 fue de alrededor del 5% anual
(CEPAL, 2002).
18 La ecuación (22.a) fue estimada por el método de Johansen (1988). Véase Apéndice I.
25
R2 = 0.64
LM(2): 1.71 (0.21)
ARCH(2): 0.53 (0.59)
JB: 0.29 (0 .86)
Error cuadrático medio: 0.044
Las importaciones son función del producto de Guatemala con algunos retardos y del tipo
de cambio real. Destaca que la elasticidad ingreso de largo plazo es superior a la unidad. Ello
explica, en alguna medida, junto con el alza en la importación de petróleo, el persistente aumento
del déficit comercial en los últimos años (CEPAL, 2002c).
(24) Almgt = -0.05 + 3.8*Alygt - 0.22*Alsrgt - 0.21*Alsrgt_i
(-2.37)
(6 .22) (-2.70)
(-2.64)
-0.71*ecmt-1 + 0.148*D96
(-5.00)
(2.39)
(24.a) lmgt = - 11.16 + 2.07*lygt - 0.37*lsrgt
ADF(1): -3.94
R2 = 0.89
LM(2): 0.56 (0.58)
ARCH(2): 0.66 (0.53)
JB: 0.80 (0 .66)
Error cuadrático medio: 0.049
La ecuación de gasto público, dadas las dificultades para definir los determinantes de esta
variable, se basa en el uso de modelos autorregresivos y su referencia con el ingreso.
(25) Algpgt = 1.53*Alygt - 0.80*Alygt.1+ 0.44*Algpgt_1 - 0.25*ecmt.1
(4.68)
(-2.09)
(2.75)
(-2.21)
(25.a) lgpgt = -4.680057909 + 1.268634313*lygt
ADF(1): -2.44
R2 = 0.55
LM(2): 0.76 (0.48)
ARCH(2): 0.09 (0.90)
JB: 0.57 (0 .75)
Error cuadrático medio: 0.02
Las ecuaciones de los productos sectoriales se ajustaron en función del producto interno
bruto y de alguna variable adicional que permitiera capturar los efectos de cambios en el gasto o
en el patrón de crecimiento económico. Destaca la aparente dependencia del comportamiento del
sector agrícola con respecto a la demanda de sus productos en los Estados Unidos y la
dependencia del sector industrial a sus comportamientos pasados.
26
(26) lyagt = 0.795*lyagt-i + 0.708*lygt - 0.633*lygt.i + 0.088*lyxt.
(5.84)
(9.07)
(-6.83)
(2.79)
R2: 0.99
LM(2): 0.96(0.401)
ARCH(2): 0.72(0.500)
JB: 0.83 (0.644)
Error cuadrático medio: 0.0067
(27) lyigt = 1.025*lyigt-i + 1.579*lygt - 1.602*lygt-i
(13.13)
(8.31)
(-6.87)
R2: 0.99
LM(2): 0.64(0.533)
ARCH(2): 0.48(0.618)
JB: 19.58(0.000)
Error cuadrático medio: 0.0163
3. Honduras
El crecimiento económico en Honduras esta claramente relacionado con factores externos como
el comportamiento de la economía norteamericana y en menor medida con la inversión nacional.
Así, por ejemplo, la caída reciente en el ritmo de crecimiento se asocia en buena medida a la
crisis de los precios internacionales del café y a la desaceleración norteamericana (CEPAL,
2002d).
(28) Alyht = 0.15*Aliht - 0.45*ecmt-i + 0.026*D99
(2.78)
(-1.63)
(0.79)
(28.a) lyht = 0.08*liht + 0.90*lyxt
ADF(l): -2.25
R2 = -0.53
LM(2): 13.2 (0.00)
ARCH(2): 0.12 (0.88)
JB: 1.21 (0.54)
Error cuadrático medio: 0.030
El consumo es una función del ingreso y de una especie de costo de oportunidad en los
activos financieros relacionados con la trayectoria de la tasa de inflación. Este tipo de
especificación es consistente con la evidencia empírica obtenida por ejemplo para el Reino Unido
donde la inflación representa un deterioro de la riqueza financiera y por tanto reduce el ritmo del
consumo (Hendry, y Ungern-Sternberg, 1993). Los efectos de la tasa de inflación sobre el
consumo indican que una política monetaria expansiva que provoque un aumento en los precios
puede tener también efectos contraccionistas en el largo plazo.
27
(29) Alcht = 0.02 + 0.62*Alyht - 0.48*Alcht.i - 0.47*ecmt.i + 0.028*D01
(3.30) (4.24) (-3.68)
(-2.18)
(l.90)
(29.a) lcht = 0.95*lyht - 0.12*Alpht
ADF(l): -3.56
R2 = 0.72
LM(2): 0.16 (0.84)
ARCH(2): 1.23 (0.31)
JB: 0.52 (0 .77)
Error cuadrático medio: 0.012
La inversión responde al efecto acelerador del ingreso, por los propios valores rezagados
de ella misma y por efecto de la tasa de inflación probablemente asociado a un cambio estructural
en el comportamiento de la función ya que su coeficiente es el inverso al esperado. Esta
especificación muestra las dificultades de obtener una función estable de la inversión y de su
relación con el producto. Ello probablemente se debe a factores institucionales, socioeconómicos
o incluso de desastres naturales que han dificultado la presencia de una relación estable entre
estas variables. En este sentido esta ecuación debe considerarse solo como una forma reducida
para fines de pronóstico. 19
(30) liht = -2.56 + 0.73*lyht + 0.85*liht-1 - 0.40*liht-2 - 0.26*Alpht-1
(-2.31) (4.10)
(5.68) (-2.98)
(-0.77)
+1.19*Alpht-2 + 0.18*D86
(3.29)
(2.15)
R2 = 0.97
LM(2): 4.77 (0.03)
ARCH(2): 0.31 (0.73)
JB: 0.69 (0 .70)
Error cuadrático medio: 0.066
Las exportaciones son en principio función de la demanda externa asociada al
comportamiento del producto de los Estados Unidos y marginalmente del tipo de cambio real.
Esta situación refleja la dependencia de las exportaciones hondureñas de algunos productos
tradicionales como el café o la evolución de las maquiladoras que son relativamente insensibles
al tipo de cambio y que responden más a condiciones internacionales (CEPAL, 2002d).
(31) Alxht = 0.79*Alyxt_2 - 0.084*Alsrht.1+ 0.081*Alsrht_2
(3.99) (-1.98)
(1.90)
-0.53*ecmt-1 + 0.11*D94 + 0.12*D99
(-3.67)
(4.22)
(3.77)
19
En todo caso se requiere una mayor investigación en torno a este aspecto.
28
(31.a) Ixht = 3.61 + 0.42*lyxt + 0.055*lsrht
ADF(1): -4.92
R2 = 0.85
LM(2): 3.76 (0.056)
ARCH(2): 1.19 (0.33)
JB: 0.99 (0.60)
Error cuadrático medio: 0.022
Las importaciones son función del producto nacional y del tipo de cambio real con una
elasticidad menor a la unidad. Esta situación refleja, desde luego, sólo el comportamiento
agregado sugiriendo que la mayoría de los productos tradicionales y las importaciones asociadas
a las maquiladoras dependen de condiciones internacionales donde el valor de la moneda local
tiene un papel marginal y a la presencia de efectos inerciales importantes reflejado en la
relevancia de las variables rezagadas.
(32) Almht = 0.27*Almht-1 + 0.97*Alyht - 0.77*ecmt-1 - 0.02
(1.95) (2.16)
(-6.17)
(-1.79)
(32.a) lmht = -0.014*lsrht + 1.07*lyht -1.78
Prueba de Cointegración de Johansen
Prueba de razón de
máxima verosimilitud
Valor crítico al 5%
35,41
17,69*
3,62*
34,91
19,96
9,24
Hipótesis
r=0
r= 1
r=2
R2 = 0.75
LM(2): 5.74 (0.01)
ARCH(2): 0.47 (0.62)
JB: 1.80 (0 .40)
Error cuadrático medio: 0.040
La ecuación de gasto público se modeló buscando definir su comportamiento inercial
considerando entonces sus valores autorregresivos y su referencia con el ingreso.
(33) Algpht = -0.04*Algpht-i + 0.37*Algpht_2 + 1.41*Alyht + 0.37*Alyh
(-0.15)
(1.35)
(2.03)
(0.59)
-1.55*Alyht-2 - 0.19*D99
(-2.29)
(-1.84)
29
R2 = 0.38
LM(2): 1.28 (0.31)
ARCH(2): 0.18 (0.83)
JB: 0.17 (0 .9 I)
Error cuadrático medio: 0.066
Las ecuaciones de los productos sectoriales se ajustaron, como en los casos anteriores, en
función del producto agregado y de alguna variable adicional que permitiera capturar los efectos
de cambios en el gasto o en el patrón de crecimiento económico. En este caso la tasa de inflación
fue la variable de ajuste. Destaca sin embargo que el último año el sector manufacturero mantiene
su dinamismo no obstante la desaceleración económica (CEPAL, 2002d).
(34) lyht = - 0.070 + 0.838*lyht + 0.330*Alpt
(-0.21)
(21 .37)
(3.01)
R2: 0.97
LM(2): 0.16(0.849)
ARCH(2): 0.71(0.502)
JB: 0.81(0.665)
Error cuadrático medio: 0.0293
(35) lyiht = - 1.550 + 0.374*lyiht-1 + 0.691*lyht - 0.228*Alpht
(-3.629) (2.069)
(3.898)
(-1.866)
R2: 0.97
LM(2): 3.66(0.049)
ARCH(2): 0.12(0.884)
JB: 0.15(0.926)
Error cuadrático medio: 0.0312
4. Nicaragua
El crecimiento económico en Nicaragua es función fundamentalmente de la inversión, del
producto de los Estados Unidos y de sus valores rezagados. La presencia de fuertes
inestabilidades en esta función es consecuencia, fundamentalmente, de los procesos políticos y
sociales acaecidos en este país en las últimas dos décadas lo que dificulta encontrar una relación
estable de largo plazo entre las variables.
(36) Alyngt = 0.010 + 0.23*Alyngt-1 + 0.11*Alingt + 0.02*Alyxt + 0.12*D88
(0.93) (1.79)
(0.06)
(4.92)
(2.14)
30
R2 = 0.77
LM(2): 0.86 (0.44)
ARCH(2): 1.35 (0.28)
JB: 2.34 (0 .30)
Error cuadrático medio: 0.020
La especificación economètrica de la función consumo para Nicaragua tiene
particularidades importantes. En efecto, la serie de consumo privado reportada presenta un
descenso a partir de 1982. Sin embargo, considerando que el consumo es uno de los principales
componentes del PIB, su caída no corresponde a la evolución general de la economía, ya que ello
representa una sobre reacción. 20 Esta situación se refleja en una pérdida constante en su
participación porcentual respecto del PIB al pasar de 82% en 1980 a 60% en 1990. 21 Lo
anterior, genera que la relación entre consumo e ingreso no sea estable durante la década de los
ochenta. A fin de obtener una estimación consistente con la teoría económica se procedió a
interpolar a ésta variable considerando su participación porcentual de 1984 a 1989 a fin de que no
se presenten quiebres en la serie que dieran como resultado relaciones espurias.
Bajo estas consideraciones, se obtuvo una ecuación de largo plazo para el consumo
privado, que responde principalmente a la variable de ingreso con una elasticidad positiva y
menor a la unidad.
(37) Alcngt = 0.73*Alcngt-i + 0.96*Alyngt - 0.18*ecmt-i
(4.38)
(-2.30)
(3.13)
(37.a) lcngt =0.96*lyngt
ADF(1): -2.79
R2 = 0.56
LM(2): 0.07 (0.93)
ARCH(2): 0.35 (0.70)
JB: 1.03 (0 .59)
Error cuadrático medio: 0.042
La función de inversión en Nicaragua depende del efecto acelerador del ingreso y de sus
valores rezagados. La fuerte inestabilidad de las series en este país se tradujo en la dificultad de
encontrar un vector de cointegración con sentido económico.
(38) Alingt = -0.16*Alingt-i + 1.57*Alyngt + 0.24*D99 - 0.10*D01
(-1.21)
(2.81)
(2 .24)
(-0.96)
20 En el período 1980 a 1989 el PIB reporta un descenso promedio de -1,5% anual, en tanto que en la
variable de consumo privado se presenta un promedio anual de -3,7%.
21 Es importante destacar que en los años de 1985, 1986 y 1987 se presentan participaciones del orden de
49%, 45% y 44% respectivamente.
31
R2 = 0.55
LM(2): 0.30 (0.74)
ARCH(2): 0.09 (0.90)
JB: 1.14 (0.56)
Error cuadrático medio: 0.089
Las exportaciones son función de sus valores rezagados, de los efectos positivos de
demanda que genera el producto de los Estados Unidos y de los cambios en el tipo de cambio
real. Destaca en este contexto el coeficiente del tipo de cambio real que parece corresponder a
efectos de corto plazo o a la incertidumbre que ocasiona su volatilidad.
(39) Alxnt = 0.28*Alxnt.1+ 0.45*Alxnt_2 + 0.28*Alyxt_2 0.026*Altcrnt + 0.014*D01
(1.21) (1.52)
(0.32)
(-1.52)
(0.11)
R2 = 0.26
LM(2): 0.07 (0.93)
ARCH(2): 0.03(0.96)
JB: 0.98 (0 .6 I)
Error cuadrático medio: 0.10
Las importaciones son función de sus propios valores rezagados y de la demanda interna
aproximada por el producto de Nicaragua. Destaca además la fuerte inestabilidad de las series
sugiriendo la presencia de cambios estructurales en el comercio internacional de este país.
(40) Almnt = -0.095* Almnt-i + 0.25*Alyngt + 1.17*Alyngt-i + 0.026 + 0.196*D00
(-0.40)
(0.30)
(1.36)
(0 .77)
(1.21)
R2 = 0.18
LM(2):1.93 (0.18)
ARCH(2): 0.31 (0.73)
JB: 12.5 (0 .00)
Error cuadrático medio: 0.127
La ecuación de gasto público se basa en el uso de modelos autorregresivos y su referencia
con el ingreso.
(41) lgpngt = 1.09*lgpngt-1 + 2.96*lyngt - 3.04*lyngt-1
(5.95)
(2.05)
(-1.93)
R2 = 0.78
LM(2): 0.61 (0.55)
ARCH(2): 2.38 (0.12)
JB: 0.46 (0 .79)
Error cuadrático medio: 0.16
32
Las ecuaciones de los productos sectoriales se ajustaron fundamentalmente en función del
producto interno bruto, sin embargo, las especificaciones finales utilizadas difieren
substancialmente de las obtenidas para otros países. Por ejemplo, la ecuación del producto
agrícola incluye un mecanismo de corrección de errores con el producto nacional, el de los
Estados Unidos y una variable dummy. La ecuación del producto industrial se ajusta
exclusivamente con los valores pasados de este sector o del producto total. Estos resultados
sugieren que los comportamientos sectoriales en este país son relativamente diferenciados con
respecto del resto de los países centroamericanos.
(42) Alyagt = 0.02 + 1.316*Alyngt - 0.007*Altcrt - 0.688*ecmt-i
(3.59) (9.45)
(-2.59)
(-4.15)
- 0.121*D87 - 0.115*D86
(-4.01)
(-4.70)
(42.a) lyagt = -6.965 + 1.273*lyngt + 0.326*lyxt - 0.139*D87
ADF(1) = -1.91
R2: 0.89
LM(2): 0.81(0.46)
ARCH(2): 1.05(0.37)
JB: 0.67(0.71)
Error cuadrático medio: 0.019
(43) lyint = 0.926*lyint-1 + 1.437*lynt - 1.375*lyn,it-1
(7.33)
(-5.63)
(8.10)
R2: 0.95
LM(2): 0.25(0.779)
ARCH(2): 0.21(0.810)
JB: 0.32(0.849)
Error cuadrático medio: 0.0300
5. Panamá
El crecimiento económico en Panamá se asocia fundamentalmente en el largo plazo al
comportamiento de la inversión nacional y al producto de los Estados Unidos. Estos resultados
confirman la importancia que tiene la evolución de la economía de los Estados Unidos en este
país y que el efecto de la inversión es menor en buena medida como consecuencia de la
importancia del sector servicios (CEPAL, 2002g).
(44) Alypt = 0.75*Alyxt_1+ 0.42*Alypt_1 - 0.14*Alypt_2 - 0.24*ecmt_1
(3.42)
(2.88)
(-1.00)
(-1.47)
0.15*D88 + 0.064*D01
(4.80)
(1.82)
33
(44.a) lypt =
+ 0.88*lyxt
ADF(1): -2.07
R2 = 0.75
LM(2): 2.38 (0.13)
ARCH(2): 0.31 (0.73)
JB: 0.50 (0 .77)
Error cuadrático medio: 0.025
El consumo es una función del ingreso con una propensión marginal a consumir
relativamente similar a la obtenida para otros países.
(45) Alcpt = -0.16*Alcpt-1 + 0.92*Alypt -0.55*Alypt-1 -0.20*ecmt-1
(-0.71)
(2.41)
(-1.73)
(-2.30)
0.10*D90 +0.05*D01
(1.87)
(0.76)
(45.a) lcpt = 0.95*lypt
Prueba de Cointegración de Johansen
Prueba de razón de
máxima verosimilitud
13,37
2,81*
Valor crítico al 5%
12,53
3,84
Hipótesis
r=0
r= 1
R2 = 0.66
LM(2): 1.18 (0.33)
ARCH(2): 0.20 (0.81)
JB: 2.08 (0.35)
Error cuadrático medio: 0.054
La inversión es función del efecto acelerador del ingreso. En este caso, los costos de
oportunidad o la presencia de incertidumbre no resultaron estadísticamente significativos.
(46) Alipt = 4.20*Alypt + 2.6*Alypt.1 - 0.10*ecmt.1+ 0.04
(6.63)
(4.30)
(-1.75)
(0.37)
(46.a) lipt =0.608*lypt
Prueba de Cointegración de Johansen
Prueba de razón de
máxima verosimilitud
16,04
2 043*
Valor crítico al 5%
12,53
3,84
Hipótesis
r=0
r= 1
34
R2 = 0.87
LM(2): 0.27 (0.76)
ARCH(2): 0.58 (0.57)
JB: 0.30 (0.85)
Error cuadrático medio: 0.108
Las exportaciones responden fundamentalmente a la demanda externa y a su
comportamiento inercial. En este caso los efectos del tipo de cambio real no son estadísticamente
significativos.
(47) Alxpt = 0.04 - 3.34*Alyxt + 2.36*Alyxt_1+ 0.39*Alxpt_1 - 0.64*ecmt.1
(0.80) (-2.29)
(1.42)
(1.99)
(-2.86)
0.14*D01 - 0.045*D00
(1.22) (-0.39)
(47.a) lxpt = 0.64*lyxt + 2.77
ADF(1): -3.54
R2 = 0.61
LM(2): 0.21 (0.80)
ARCH(2): 0.48 (0.62)
JB: 0.79 (0.67)
Error cuadrático medio: 0.084
Las importaciones panameñas pueden modelarse como una función del comportamiento
del producto y de sus propios valores inerciales y donde el tipo de cambio real no es
estadísticamente significativo.
(48) Almpt = -0.02 + 0.16*Almpt-1 + 2.57*Alypt - 0.74*Alypt-1 0.49*ecmt.1
(-0.68) (0.84)
(4.63)
(-1.19)
(-2.42)
(48.a) lmpt = 0.98*lypt
ADF(1): -2.69
R2 = 0.67
LM(2): 3.54 (0.059)
ARCH(2): 0.15 (0.86)
JB: 1.25 (0 .53)
Error cuadrático medio: 0.092
La ecuación de gasto público se basa en el uso de modelos autorregresivos y su referencia
con el ingreso.
(49) lgppt = 0.72*lgppt-i + 0.22*lypt + 0.11*D92
(7.45)
(2.90)
(l.78)
35
R2 = 0.62
LM(2): 0.79 (0.46)
ARCH(2): 0.73 (0.49)
JB: 0.17 (0 . 19)
Error cuadrático medio: 0.056
Las ecuaciones de los productos sectoriales se ajustaron en función del producto interno
bruto. Destaca la alta dependencia del producto agrícola a la evolución de la economía de los
Estados Unidos y la dependencia de las actividades industriales de los valores rezagados del
producto. Sin embargo estas ecuaciones deben de tomarse con precaución en la medida en que el
sector servicios en la economía panameña representa alrededor del 80% del total (CEPAL,
2002g).
(49) lyat = 0.435*lyxt + 0.584*Alpt + 0.373*lyat-i
(3.87)
(2.18)
(2.30)
R2: 0.96
LM(2): 0.70(0.510)
ARCH(2): 0.10(0.902)
JB: 0.18(0.911)
Error cuadrático medio: 0.0235
(50) lyipt = 1.346*lypt + 0.667*lypt_1 -1.097*lypt_2
(10.97)
(9.23)
(-8.86)
R2: 0.96
DW: 2.56
LM(2): 1.40(0.276)
ARCH(2): 1.28(0.305)
JB: 0.97(0.615)
Error cuadrático medio: 0.0405
6. El Salvador
El crecimiento económico en El Salvador depende, en el largo plazo, de la inversión nacional y
del producto de los Estados Unidos. En este sentido, la economía salvadoreña muestra, como el
resto de las economías centroamericanas, una importante dependencia de la economía de los
Estados Unidos. No obstante debe de reconocerse también que el crecimiento económico en este
país ha sido también sensible a la vulnerabilidad de los desastres naturales recientes (CEPAL,
2002b).
(52) Alyst = 0.002 + 0.12*Alist + 0.24*Alyst_i + 0.39*Alyxt - 0.28*ecmt-i
(0.25) (2.31) (1.79)
(1.55)
(-2.44)
(52.a) lyst = 0.44*list + 0.13*lyxt + 5.5
36
ADF(1): -1.25
R2 = 0.76
LM(2): 0.22 (0.80)
ARCH(2): 0.49 (0.61)
JB: 0.35 (0.83)
Error cuadrático medio: 0.014
El comportamiento del consumo en El Salvador depende exclusivamente del ingreso en el
largo plazo mientras que en el corto plazo sus valores rezagados resultan también
estadísticamente significativos.
(53) Alcst = 0.006 -0.03*Alcst-1 +1.12*Alyst + 0.23*Alyst-1
(0.63) (-0.51)
(6.87)
(1.54)
-0.03*ecmt-1 +0.18*D90
(-1.22)
(13.02)
(53.a) lcst= 0.95*lyst
Prueba de Cointegración de Johansen
Prueba de razón de
máxima verosimilitud
16,73
3,35*
Valor crítico al 5%
12,53
3,84
Hipótesis
r=0
r= 1
R2 = 0.97
LM(2): 5.85 (0.01)
ARCH(2): 0.24 (0.78)
JB: 0.16 (.92)
Error cuadrático medio: 0.0103
La inversión es función del efecto acelerador del ingreso en el largo plazo y de valores
retardados de la misma inversión en el corto plazo.
(54) Alist = 0.09*Alist-i + 1.2*Alyst_i - 0.27*ecmt-i + 0.08*D01 + 0.02
(0.28)
(2 .05)
(-0.96)
(1.01) (1.32)
(54.a) list = -11.47 + 1.9*lyst
ADF(1): -1.38
R2 = 0.37
LM(2): 0.17 (0.84)
ARCH(2): 0.26 (0.77)
JB: 12.4 (0 .00)
Error cuadrático medio: 0.066
37
Las exportaciones son función de la demanda internacional asociada a la dinámica del
producto de los Estados Unidos y en donde el tipo de cambio real no resulta estadísticamente
significativo. Debe reconocerse que las exportaciones agregadas son relativamente sensibles a
algunos mercados clave como por ejemplo el café. Así, en alguna medida, la crisis del mercado
internacional del café ha caracterizado la evolución reciente de las exportaciones en este país
(CEPAL, 2002b).
(55) Alxst = 1.91*Alyxt - 0.027 - 0.23*ecmt-i
(1.32) (-0.54) (-2.97)
(55.a) lxst = 2.8*lyxt - 15.92
ADF(l): -1.709
R2 = 0.37
LM(2): 0.002 (0.99)
ARCH(2): 0.54 (0.59)
JB: 0.14 (0.93)
Error cuadrático medio: 0.109
Las importaciones en El Salvador dependen de sus valores rezagados y de la demanda
generada por la trayectoria del producto y donde nuevamente el tipo de cambio real no es
estadísticamente significativo.
(56) Almst = 4.09*Alyst - 0.73*Alyst_1 - 0.26*ecmt_1+ 0.16*D90 - 0.091*D00
(8.09) (-2.09)
(-3.64)
(3.62) (-2.27)
(56.a) lmst = -0.64*lsrst + 2.41*lyst - 14.8
Prueba de Cointegración de Johansen
Prueba de razón de
máxima verosimilitud
Valor crítico al 5%
95,45
37,19
11,24*
34,91
19,96
9,24
Hipótesis
r=0
r= 1
r=2
R2 = 0.91
LM(2): 1.86 (0.19)
ARCH(2): 1.71 (0.21)
JB: 1.32 (0 .51)
Error cuadrático medio: 0.030
La ecuación de gasto público se modeló usando modelos autorregresivos y su referencia
con el ingreso.
38
(59) Igpst = 1.002*lgpst.i - 0.50*D90 + 0.029*D01
(1786.8)
(-23.68)
(1.38)
R2 = 0.98
LM(2): 1.48 (0.25)
ARCH(2): 1.013 (0.38)
JB: 1.52 (0.46)
Error cuadrático medio: 0.019
Las ecuaciones de los productos sectoriales se ajustaron en función del producto interno
bruto y de la tasa de inflación.
(60) lyast = 2.259 + 0.188*lyst + 0.174*lyast-1 - 0.192*Alpst
(5.01) (4.51)
(1.31)
(-1.44)
R2: 0.85
LM(2): 0.48(0.623)
ARCH(2): 0.81(0.460)
JB: 0.80(0.668)
Error cuadrático medio: 0.0239
(61) lyist = - 1.940 + 0.551*lyst + 0.577*lyist-1 + 0.198*Alpst-1
(-5.562) (3.489)
(3.505)
(1.573)
R2: 0.99
LM(2): 0.16(0.852)
ARCH(2): 1.61(0.230)
JB: 0.03(0.982)
Error cuadrático medio: 0.0207
39
VI. ANALISIS COMPARATIVO ENTRE PAISES
Los modelos econométricos elaborados permiten identificar algunos patrones sistemáticos de
comportamiento en estos países o sus diferencias más relevantes. Estos resultados permiten
realizar algunas comparaciones interregionales en donde destacan los siguientes puntos:
Las ecuaciones de producto por país indican que en todos los casos el comportamiento de
la inversión es un determinante fundamental del crecimiento económico y en donde el impacto de
largo plazo oscila entre 0,10 y 0,45 (véase de nuevo el cuadro 2). Esto sin embargo, debe de
tomarse con precaución ya que su efecto final sobre el ritmo de crecimiento depende también del
coeficiente de “corrección de error” en el modelo econométrico final.
Asimismo se observa que el comportamiento de la economía de los Estados Unidos es
relevante para explicar las trayectorias de crecimiento. En este caso destaca que Costa Rica,
Guatemala, Honduras y Panamá tienen coeficientes relativamente parecidos y bastante grandes
en el largo plazo de entre 0,78 y 0,94 (véase el cuadro 8). Ello sugiere que los impactos de la
economía mundial sobre estos países son relativamente similares en el largo plazo. Por su parte,
Nicaragua y El Salvador tienen coeficientes muy bajos, menores al 0,13.
Cuadro 8
RELACIÓN DE EQUILIBRIO DE LARGO PLAZO DEL PRODUCTO
Constante
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
2,28
5,5
Inversión
PIB Estados Unidos
Coeficiente del ECM
0,25
0,21
0,08
0,14
0,11
0,44
0,94
0,78
0,90
0,025
0,88
0,13
-0,21
-0,20
-0,45
-0,24
-0,28
Notas: Se excluyen variables dummy.
Las relaciones de largo plazo se utilizaron, con base en el teorema de representación de
Engle y Granger (1987), como mecanismo de corrección de errores para obtener los modelos
econométricos finales. Destaca que los coeficientes del mecanismo de corrección de error son
muy similares en todos los países, con la excepción de Honduras con un coeficiente más elevado
(véase el cuadro 9).
40
Cuadro 9
M O D E L O S E C O N O M É T R IC O S FIN A L E S D E L PR O D U C T O
País
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Constante
Ayt
Ayt-1
Alt
0,06
Ayxt
AIt-1
0,47
0,15
0,11
0,23
0,42
ECMt
-0,16
-0,21
-0,20
-0,45
1,15
0,62
0,01
Ayxt-1
0,02
0,75
0,002
-0,24
-0,28
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Los modelos econométricos del consumo muestran que existe una relación de largo plazo
con respecto al ingreso, con un coeficiente en la mayoría de los países de aproximadamente 0,95
(véase el cuadro 10). Estos valores resultan de especial relevancia en la medida en que permiten
identificar las capacidades iniciales de ahorro interno. Destaca además en Honduras un impacto
negativo de los precios, probablemente asociado a la reducción que ocasiona en la riqueza
financiera.
Cuadro 10
RELACIÓN DE EQUILIBRIO DE LARGO PLAZO DEL CONSUMO
Constante
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
0,51
Ingreso
0,94
0,96
0,95
0,96
0,95
0,95
Inflación
-0,12
ECMt-1
-0,30
-0,24
-0,47
-0,18
-0,20
-0,03
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Los modelos econométricos finales son similares en las especificaciones. Así los patrones
de consumo en estos países tienden a ser parecidos, incluso considerando los efectos de corto
plazo de la tasa de crecimiento del ingreso. Estos resultan en todos los casos, con la excepción de
Honduras, cercanos a la unidad (véase el cuadro 11). Asimismo destaca que los coeficientes de
los mecanismos de corrección de error son relativamente similares con la excepción de
El Salvador. En este contexto, debe mencionarse que todos estos modelos pueden considerarse
una aproximación satisfactoria del proceso generador de información (Spanos, 1986) ya que no
rechazan las pruebas de diagnóstico.
41
Cuadro 11
M O D E L O S E C O N O M É T R IC O S FIN A L E S D E C O N SU M O
Constante
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
0,02
0,006
Act-1
Ayt
0,10
0,34
-0,48
0,73
-0,16
-0,03
0,95
1,06
0,62
0,96
0,92
1,12
Ayt-1
ECMt-1
-0,30
-0,38
-0,55
0,23
-0,47
-0,18
-0,20
-0,03
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Las ecuaciones de inversión muestran relaciones más volátiles. Las relaciones de largo
plazo estimadas por la presencia de vectores de cointegración existen para Costa Rica, Panamá y
El Salvador. En estos tres países la inversión depende de un efecto acelerador dado por el ingreso
(véase el cuadro 12). Por el contrario para Guatemala, Honduras y Nicaragua no existen
relaciones estables de largo plazo y por tanto el modelo econométrico final se obtuvo mediante el
procedimiento de lo general a lo específico. Destaca la elevada variabilidad en los coeficientes de
la elasticidad ingreso sugiriendo que la relación entre la inversión y el ingreso muestra
particularidades importantes por país. En este mismo sentido se observa para Costa Rica,
Guatemala y Honduras efectos relevantes de costos de oportunidad o de incertidumbre asociados
a la tasa de interés real o a la tasa de inflación.
Cuadro 12
RELACIONES DE EQUILIBRIO DE LARGO PLAZO DE LA INVERSIÓN
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Constante
-6,11
-0,14
-4,65
-16,7
-11,47
Ingreso
1,32
6,16
1,32
2,51
0,60
1,91
ECMt-1
-0,68
Otros
-0,46Alpt
-0,06RRt
0,93Alpt
-0,10
-0,27
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Estos modelos muestran en general propiedades estadísticas satisfactorias (Spanos, 1986)
aunque la ecuación de Honduras debe de considerarse sólo una forma reducida. En todo caso
puede destacarse la importancia que tiene incluso en el corto plazo el efecto del acelerador
keynesiano (véase el cuadro 13).
42
Cuadro 13
M O D E L O S E C O N O M É T R IC O S FIN A L E S D E L A IN V E R SIÓ N
Costa Rica
Guatemala
Honduras a/
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Constante
AIt-1
-0,06
-0,07
-2,56
-0,015
0,85
-0,16
0,04
0,02
Ayt
AIt-2
3,13
4,96
0,73
1,57
4,20
1,28
-0,52
-0,40
0,09
ECMt-1
Ayt-2
Otros
-0,68
-0,03RRt
0,93Alpt b/
-0,10
-0,27
2,6
Notas: Se excluyen las variables dummy.
a/ El modelo esta en niveles.
b/ Suma de coeficientes.
Los modelos econométricos para las exportaciones muestran relaciones de largo plazo
para Costa Rica, Panamá y El Salvador, en donde hay un efecto dinamizador de la demanda a
través del producto de los Estados Unidos. En Costa Rica, Guatemala, Nicaragua y El Salvador
se obtiene una elasticidad con respecto al ingreso de los Estados Unidos superior a la unidad. Por
su parte, el tipo de cambio real tiene un efecto pequeño en Costa Rica y Honduras (véase el
cuadro 14). Las dificultades para encontrar relaciones de largo plazo con sentido económico
indican la posible presencia tanto de cambios estructurales en el comportamiento del sector
externo como de una dependencia importante de algunas actividades o productos que requerirían
ser modelados de manera individual, como por ejemplo las exportaciones de productos
tradicionales como el café o de maquilas. Estas actividades tienen un comportamiento que no
depende necesariamente de una función tradicional de demanda asociada al gasto o los precios
relativos. Por el contrario sus trayectorias parecen responder a otro tipo de condicionamientos del
mercado internacional o de los flujos internacionales por empresa.
Cuadro 14
RELACIONES DE EQUILIBRIO DE LARGO PLAZO DE LAS EXPORTACIONES
Constante
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
PIB
Estados Unidos
-13,09
3,61
2,77
-15,92
2,91
1,48
0,42
1,03
0,64
2,81
Tipo de cambio
real
Atipo de cambio
real
0 005
ECMt-1
-0,40
-0,46
0,05
-0,07
-0,64
-0,23
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Las estimaciones obtenidas para las exportaciones muestran efectos rezagados
importantes con la excepción de El Salvador, con adquiere formas funcionales diferentes para
43
cada país (véase el cuadro 15). Resulta curiosa la persistencia de efectos negativos de los cambios
en el tipo de cambio real en las exportaciones (Guatemala, Honduras y Nicaragua). Esto se debe
probablemente a un efecto tipo “J” en las exportaciones o a la incertidumbre que genera en los
exportadores las oscilaciones cambiarias. 22
Cuadro 15
MODELOS ECONOMÉTRICOS FINALES DE LAS EXPORTACIONES
Constante
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
0,04
-0,02
Xt-1
0,37
0,42
0,79
0,28
0,39
Xt-2
Yust
Yus
Y t-1
2,22
0,86
1,56
Asrt-1/t-2
0,28
-0,27
-0,08
-0,02
ECMt-1
-0,40
0,45
-3,34
1,91
Yus
Y t-2
-0,53
2,36
-0,64
-0,23
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Los modelos econométricos de importaciones indican relaciones más estables de
demanda, que en el caso de las exportaciones, considerando al ingreso del país respectivo y los
precios relativos representados por el tipo de cambio real. Las elasticidades ingreso oscilan entre
1 y 2,5 reflejando la dependencia de estas economías a los bienes procedentes del comercio
mundial (véase el cuadro 16). Por su parte, las importaciones son sensibles, aunque no muy
elásticas, al tipo de cambio real en Guatemala, Honduras y El Salvador. Son elásticas en
Costa Rica y no estadísticamente significativas en Nicaragua y Panamá.
Cuadro 16
RELACIONES DE EQUILIBRIO DE LARGO PLAZO DE LAS IMPORTACIONES
Constante
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
-11,16
-1,78
0,02
14,8
Yt
srt
1,5
2,07
1,07
1,5
0,98
2,41
-1,54
-0,37
-0,01
-0,64
ECMt-1
-0,71
-0,49
-0,26
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Los modelos econométricos finales muestran la importancia de los rezagos en todos los
casos y que, además, en el corto plazo el efecto ingreso es el más importante. En este sentido, los
Desde luego es necesario una investigación más detallada al respecto. Una opción que debe
investigarse, en esta dirección, es la de considerar medidas alternativas del tipo de cambio efectivo.
44
ajustes drásticos de las importaciones en estos países corresponden normalmente a cambios en el
ingreso (véase el cuadro 17).
Cuadro 17
MODELOS ECONOMÉTRICOS FINALES DE LAS IMPORTACIONES
Constante
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
-0,05
-0,02
0,02
-0,02
Amt-1
0,78
0,27
-0,09
0,16
Notas: Se excluyen las variables dummy.
Ayt
2,20
3,8
0,97
0,25
2,57
4,09
Ayt-1
-1,87
1,17
-0,74
-0,73
Asrt
-0,62
-0,22
Asrt-1
0,28
-0,21
ECMt-1
-0,71
-0,77
-0,49
-0,26
45
VII. EFECTOS DE LAS REMESAS, LOS TÉRMINOS DE INTERCAMBIO
Y LAS IMPORTACIONES DE LOS ESTADOS UNIDOS
EN LAS ECONOMÍAS CENTROAMERICANAS
En los últimos años existe un intenso debate sobre las consecuencias de las remesas, los términos
de intercambio o la evolución de las importaciones de los Estados Unidos sobre las economías de
los países centroamericanos. Con objeto de analizar los efectos de estas variables se incluyeron
en las especificaciones finales y se analizó el signo del coeficiente y su significancia estadística.
Los resultados indican que las remesas del exterior son estadísticamente significativas y con el
signo esperado para explicar el comportamiento del producto en la mayoría de los casos, con
excepción de Costa Rica y, paradójicamente en El Salvador, que reportan un efecto no
significativo en niveles, con primeras diferencias sus coeficientes son negativos, pero no
significativos al 5% (véase el cuadro 18).
Por su parte, en general los términos de intercambio no resultaron relevantes para explicar
la actividad. Sólo son estadísticamente significativas en el caso de Honduras y Panamá. Situación
similar se presenta al considerar esta variable en las ecuaciones de importaciones y exportaciones
(véanse los cuadros 19, 20 y 21). Finalmente, las variaciones de las importaciones de los
Estados Unidos, aportan información relevante, en el corto plazo, para explicar las tasas de
cambio de las exportaciones de Costa Rica y Panamá, ya que además de ser estadísticamente
significativos los coeficientes estimados, su valor es mayor a la unidad, indicando un impacto
más que proporcional (véase el cuadro 22). 23
De este modo, los efectos de estas variables deben de ser considerados, incluso al menos
de forma cualitativa, en la construcción de escenarios prospectivos para estas economías. No
obstante, la información disponible no es suficiente para realizar proyecciones de estas variables
a 10 años. Como consecuencia se optó por excluirlas en las simulaciones realizadas, aunque se
presenta un modelo incluyendo estas estimaciones.
Una especificación a explorar en el futuro es la de incluir como variable exógena de las exportaciones
de Centroamérica al PNB real de los Estados Unidos (en vez del PIB como se hizo en los ejercicios anteriores).
46
Cuadro 18
EFECTOS DE LAS REMESAS DEL EXTERIOR
EN EL PRODUCTO
País
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Remesas
(niveles)
-0 000826
(-0,35)
0 000362
(0 199)
0 005608
(7,40) a/
0017664
(2,55) a/
0 006683
(2,15) a/
0 009633
(1,65)
Remesas
(primera diferencia)
-0 069754
(-1,82) a/
0017382
(2,53) a/
0 05697
(2,29) a/
0 02294
(1,16)
0 028793
(0,49)
-0 036148
(-1,90) a/
Nota:
a/ Rechazo de la hipótesis nula al 5% y 10%, respectivamente, en la
prueba t de student. Entre paréntesis se reporta el estadístico t
calculado.
Cuadro 19
EFECTOS DE TÉRMINOS DE INTERCAMBIO
EN EL PRODUCTO
País
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Términos de intercambio
(niveles)
-0 001069
(-0 435)
-0 000769
(-0 426)
0 006068
(7,51) a/
0 063792
(1,09)
0 007303
(2,00) a/
-0 020146
(-0,86)
Términos de intercambio
(primera diferencia)
0 049456
(0,77)
-0 00978
(-0,67)
-0 010351
(-0 156)
0032171
(0 658)
0 265732
(2,31) a/
-0 024023
(-1,025)
Nota:
a/ Rechazo de la hipótesis nula al 5% y 10%, respectivamente, en la
prueba t-students. Entre paréntesis se reporta el estadístico t
calculado.
47
Cuadro 20
EFECTOS DE TÉRMINOS DE INTERCAMBIO
EN LAS IMPORTACIONES
País
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Términos de intercambio
(niveles)
0 089370
(0 592)
-0 120766
(-0 987)
0 074577
(0,90)
0844711
(2,82) a/
-0 231059
(-0,73)
-0 004418
(-1,41)
Términos de intercambio
(primera diferencia)
-0 063974
(-0 443)
-0 068404
(-0 875)
-0 021284
(-0 214)
0417847
(1,46)
0 345695
(0,86)
-0 005164
(-0 098)
Nota:
a/ Rechazo de la hipótesis nula al 5% y 10%, respectivamente, en la
prueba t-students. Entre paréntesis se reporta el estadístico t
calculado.
Cuadro 21
EFECTOS DE TÉRMINOS DE INTERCAMBIO
EN LAS EXPORTACIONES
País
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Términos de intercambio
(niveles)
0012138
(1,54)
-0 001453
(-0 291)
0 002061
(0,75)
0 009679
(0,46)
0 456633
(1,25)
-0 200758
(-1,21)
Términos de intercambio
(primera diferencia)
-0 040634
(-0 203)
-0 046074
(-0 711)
0 036442
(0 624)
-0 018
(-0 053)
1 1006
(3,92) a/
-0 189
(-1 213)
Nota:
a/ Rechazo de la hipótesis nula al 5% y 10%, respectivamente, en la
prueba t- students. Entre paréntesis se reporta el estadístico t calculado.
48
Cuadro 22
EFECTOS DE LAS IMPORTACIONES DE LOS ESTADOS UNIDOS
EN LAS EXPORTACIONES
País
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Importaciones de
Estados Unidos
(niveles)
0009291
(1,62)
-0 000598
(-0 165)
0001814
(0,93)
0 009322
(0,64)
0081475
(0,91)
0 072689
(0,89)
Importaciones de
Estados Unidos
(primera diferencia)
1 257
(2,70) a/
-0 01346
(-0 0696)
0061132
(0,72)
-1 2834
(-1,04)
1 012
(1,12)
1 504626
(1,88) a/
Nota:
a/ Rechazo de la hipótesis nula al 5% y 10%, respectivamente, en la
prueba t-students. Entre paréntesis se reporta el estadístico t
calculado.
49
VIII. BANDAS EXTREMAS DE CRECIMIENTO ECONOMICO
PARA CENTROAMÉRICA
La evolución de las principales variables macroeconómicas aquí estudiadas, de los países
centroamericanos muestran una alta volatilidad en un contexto de un crecimiento inestable. No
obstante, es posible hacer algunas inferencias generales sobre sus trayectorias de largo plazo
utilizando el análisis de raíces unitarias o el filtro de Hodrick Prescott (1997) que permite
descomponer los componentes tendenciales y cíclicos de las series. Esto facilita la realización de
pronósticos de largo plazo a través de ubicar rangos de crecimiento en vez de hacer énfasis en los
valores específicos por año. Este método propuesto por Renshaw (1991) minimiza el error cuadrático
medio en las proyecciones de largo plazo, aunque lo puede aumentar para algunos años en particular.
Los comportamientos tendenciales del producto, obtenidos a través del filtro de Hodrick
Prescott (1997), sugieren que la estructura de las trayectorias en las tasas de crecimiento del PIB son
relativamente similares para Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá y El Salvador. Para estos
países se observa un comportamiento de “U” invertida, donde las formas geométricas son ciertamente
muy abiertas. Por el contrario, Nicaragua tiene un comportamiento tendencial en forma de “U”. Estas
trayectorias indican que el conjunto de la actividad económica en la región muestra una pérdida de
dinamismo. Ello puede ilustrarse según con la desaceleración del crecimiento de las economías del
istmo centroamericano en los últimos tres años (CEPAL, 2002g). 24
De acuerdo con estos resultados econométricos, de no modificarse las condiciones
estructurales del crecimiento en los países centroamericanos o el dinamismo de la economía
internacional es difícil esperar tasas reales de crecimiento económico de largo plazo elevadas en
la región. Ello puede argumentarse considerando tanto la experiencia histórica reciente de las
economías del Istmo Centro Americano en las últimas dos décadas así como en las dificultades
actuales que enfrentan para dinamizar la formación de capital y a los escasos impulsos favorables
al crecimiento provenientes de la economía mundial.
En este contexto es posible plantear inicialmente dos bandas extremas de crecimiento
económico para los países de la región Centro Americana para los próximos años que se resumen
en el cuadro 23. 25
En Costa Rica el comportamiento tendencial de la tasa de crecimiento del PIB muestra
una reducción a partir de la década de los noventa con un coeficiente de inversión que se ha
mantenido relativamente constante (CEPAL, 2002a). En este sentido, la banda optimista supone
una recuperación de la economía mundial y una reactivación del proceso de inversión mientras
que el escenario pesimista supone que se mantienen las condiciones de un crecimiento inestable
(véase el cuadro 23).
24 Ello no obstante que la CEPAL estima una recuperación del ritmo de crecimiento económico para el
2003 de alrededor de 2,5% a 3% del PIB (CEPAL, 2002).
25 Estos escenarios extremos representan las bandas sobre las cuales se construye posteriormente la
trayectoria plausible suponiendo una recuperación de la economía mundial.
50
En Guatemala la tendencia asociada a la banda optimista de largo plazo implica un
crecimiento a nivel medio del PIB de aproximadamente 3,5%. Por el contrario, una banda
pesimista impone un ritmo de crecimiento del 2,5% anual (véase el cuadro 23).
En Honduras el crecimiento tendencial de este país se ha debilitado por lo que es de
esperarse, en una banda optimista, un crecimiento de 3% anual promedio (véase de nuevo el
cuadro 23). Por el otro lado la banda pesimista supone un ritmo de solo 2% anual. Ello se verá
acentuado como consecuencia de las fuertes oscilaciones recientes en algunas variables
macroeconómicas como lo expresa el rápido crecimiento del consumo (alrededor de 6% anual en
el 2001) que contrasta con la caída en la inversión (aproximadamente 5,9%) configurando un
proceso donde el auge en el consumo tiende a autoderrotarse en el largo plazo de no estar
acompañado de su contraparte en la inversión.
En Nicaragua la trayectoria tendencial del PIB muestra un comportamiento diferente en
referencia a la mayoría de los países centroamericanos. En efecto, después de una crisis
prolongada durante la segunda mitad de los ochenta se observa una fuerte recuperación que
sugiere incluso un comportamiento tendencial cercano al 5% apoyado en un aumento reciente de
la inversión que en el último año se ha debilitado. No obstante, el comportamiento del resto de
las economías de Centroamérica y el escaso dinamismo de la economía mundial hace difícil que
se pudiese mantener tal crecimiento y sugiere una reducción paulatina a un valor cercano al 3%
anual en la banda optimista y de 1,9% anual en la banda pesimista. No obstante, debe de tenerse
presente que la desaceleración reciente en el producto se asocia en alguna medida a la
contracción del sector agrícola (CEPAL, 2002f).
La economía de Panamá mantiene un ritmo tendencial de crecimiento relativamente estable
de alrededor del 3% no obstante las fuertes oscilaciones por año y el aumento reciente de inversión.
En este sentido, la banda optimista supone un ritmo de crecimiento del 3% anual mientras que la
banda pesimista supone un aumento del PIB a una tasa del 2,5% anual (véase de nuevo el cuadro 23).
En El Salvador el comportamiento tendencial de la tasa de crecimiento del PIB muestra
también una ligera declinación, después de alcanzar un nivel máximo entre 1990 y 1995 llegando
a niveles entre 2% y 3,5% (véase de nuevo el cuadro 20). De este modo, es posible esperar que el
crecimiento económico de largo plazo oscile entre una tasa del 3% anual, en la banda optimista y
una tasa del 2,5% en la banda pesimista (véase de nuevo el cuadro 23).
Cuadro 23
BANDAS DE CRECIMIENTO MEDIO ANUAL ECONÓMICO POR PAÍS 2003-2012
(Porcentajes)
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
4,0
3,0
3,5
2,5
3,0
2,0
3,0
1,9
3,0
2,5
3,0
2,5
51
IX. ESCENARIO BASE DE CRECIMIENTO ECONOMICO:
SIMULACIONES Y RESULTADOS
La realización de proyecciones sobre las trayectorias de crecimiento de las economías de
Centroamérica es ciertamente una tarea compleja como consecuencia de la elevada volatilidad de
las principales variables macroeconómicas. En efecto, esta volatilidad implica en muchos casos
cambios abruptos en la dirección de la trayectoria de las variables o incluso la presencia de
cambios estructurales importantes. En este sentido, las proyecciones realizadas deben de tomarse
con precaución y representan sólo una herramienta de análisis para evaluar en forma consistente
la evolución de estas economías.
El cuadro 24 presenta el crecimiento promedio esperado por país para el período
2002-2012 y se incluye además las bandas extremas elaboradas como referencia. Este escenario
se construyo suponiendo una recuperación de la economía mundial basada en un crecimiento
promedio de los Estados Unidos de 3% anual a partir del 2004.
Desde luego las oscilaciones en las tasas de crecimiento tienden a disminuir en el tiempo
como consecuencia de la ausencia de eventos o shocks inesperados que perturben la simulación
realizada. De este modo, las simulaciones anuales tienden a converger a un valor de equilibrio en
aproximadamente cinco años. Para incluir las oscilaciones que correspondan a los
comportamientos históricos es posible simular los modelos elaborados por país.
Cuadro 24
TASAS DE CRECIMIENTO PROMEDIO POR PAÍS ESPERADAS Y BANDAS EXTREMAS
(Porcentajes)
Banda 1
Banda 2
Escenario
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
4,0
3,0
3,5
3,5
2,5
3,3
3,0
2,0
2,9
3,0
1,9
1,9
3,0
2,5
3,0
3,0
2,5
2,6
Las trayectorias particulares para cada variable y país se presentan en los siguientes
cuadros.
52
Cuadro 25
E SC E N A R IO D E C R E C IM IE N T O D E L O S C O M PO N E N T E S D E
L A D E M A N D A A G R E G A D A PA R A C O ST A R IC A
Gasto
Exportaciones
Importaciones
1,7
1,6
2,9
3,5
3,7
3,8
3,8
3,8
3,8
3,9
3,9
Inversión
total
-0,8
0,8
5,9
6,4
6,0
5,6
5,5
5,5
5,5
5,6
5,6
2,5
1,6
1,5
1,6
1,6
1,6
1,6
1,6
1,6
1,6
1,7
1,7
7,7
11,6
10,5
9,5
9,0
8,8
8,8
8,8
8,9
9,0
1,5
1,6
4,7
5,9
6,2
6,3
6,3
6,3
6,3
6,3
6,3
3,5
5,2
1,6
9,2
5,6
Año
PIB
Consumo
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
1,5
1,4
2,8
3,5
3,7
3,8
3,9
4,0
4,0
4,1
4,1
3,5
Promedio
Cuadro 26
ESCENARIO DE CRECIMIENTO DE LOS COMPONENTES DE
LA DEMANDA AGREGADA PARA GUATEMALA
Inversión
total
7,5
8,3
3,9
4,0
6,8
7,3
6,2
6,2
6,9
7,1
6,8
Gasto
público
3,3
2,1
2,6
2,9
3,4
4,0
4,3
4,5
4,6
4,7
4,7
Exportaciones
Importaciones
2,6
2,6
3,1
3,2
3,3
3,5
3,5
3,6
3,6
3,6
3,6
Consumo
privado
2,5
2,1
2,6
2,8
3,0
3,2
3,3
3,4
3,5
3,5
3,5
0,8
2,5
2,8
3,8
4,2
4,4
4,5
4,5
4,5
4,5
4,5
4,5
3,7
6,9
7,1
7,3
7,5
7,7
7,7
7,7
7,7
7,8
3,3
3,0
6,5
3,7
3,7
6,9
Año
PIB
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
53
Cuadro 27
E SC E N A R IO D E C R E C IM IE N T O D E L O S C O M PO N E N T E S D E
LA DEM A N D A AGREG A D A PA RA HONDURAS
Año
PIB
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
1,9
2,7
2,9
3,2
3,2
3,1
3,0
3,0
3,0
3,0
3,1
Consumo
privado
0,8
3,3
1,9
3,2
2,5
3,0
2,7
2,9
2,8
2,9
2,9
Promedio
2,9
2,6
Inversion
total
-5,5
0,1
3,9
5,6
5,6
4,7
3,9
3,6
3,6
3,9
4,1
3,0
Gasto
público
-0,5
1,3
1,2
1,2
0,8
0,9
1,3
1,8
2,0
2,0
1,8
Exportaciones
Importaciones
3,9
-0,3
1,0
0,8
1,8
1,5
1,4
1,3
1,3
1,3
1,3
-0,5
1,2
3,1
4,0
3,8
3,4
3,1
3,1
3,2
3,3
3,3
1,3
1,4
2,8
Cuadro 28
ESCENARIO DE CRECIMIENTO DE LOS COMPONENTES DE
LA DEMANDA AGREGADA PARA NICARAGUA
Año
PIB
Consumo
privado
Inversión
total
Gasto
público
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
2,6
2,0
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,3
1,7
2,0
2,1
2,1
2,1
2,0
1,9
1,8
1,7
1,7
1,9
4,4
2,4
2,6
2,5
2,5
2,5
2,5
2,5
2,5
2,5
2,5
2,5
2,4
0,7
0,3
0,1
0,0
-0,2
-0,4
-0,5
-0,7
-0,9
-1,2
-0,3
Exportaciones
Importaciones
8,1
6,8
6,5
5,8
5,4
5,0
4,7
4,5
4,3
4,1
4,0
8,1
5,5
5,0
4,9
4,9
4,9
4,9
4,9
4,9
4,9
4,9
5,0
5,1
54
Cuadro 29
E SC E N A R IO D E C R E C IM IE N T O D E L O S C O M PO N E N T E S D E
LA D EM A N D A AGREG A D A PA RA PA N A M Á
Año
PIB
Consumo
privado
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
1,8
3,2
2,8
3,3
3,4
3,4
3,3
3,2
3,1
3,1
3,0
4,4
2,9
2,0
2,9
2,7
2,7
2,8
2,8
2,8
2,8
2,8
Promedio
3,0
2,9
Inversión
total
Gasto
público
-11,7
-0,4
2,1
2,9
4,6
4,6
3,8
3,0
2,4
1,9
1,4
1,3
Exportaciones
Importaciones
3,9
3,5
3,1
3,0
2,9
2,8
2,8
2,7
2,6
2,6
2,5
4,3
6,2
-0,7
0,6
2,0
2,5
2,3
2,0
1,8
1,8
1,9
3,4
6,2
3,2
3,9
3,8
3,3
3,0
3,0
2,9
2,9
2,8
2,9
2,2
3,5
Cuadro 30
ESCENARIO DE CRECIMIENTO DE LOS COMPONENTES DE
LA DEMANDA AGREGADA PARA EL SALVADOR
Año
PIB
Consumo
privado
Inversión
total
Gasto
público
Exportaciones
Importaciones
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
1,0
1,4
2,2
2,6
2,9
3,0
3,1
3,1
3,2
3,2
3,2
0,2
0,7
1,7
2,3
2,7
2,9
3,0
3,1
3,1
3,1
3,1
4,8
5,2
5,1
5,8
6,1
6,3
6,3
6,4
6,3
6,3
6,3
2,3
2,3
2,4
2,4
2,4
2,4
2,4
2,4
2,4
2,4
2,4
6,0
5,5
7,5
7,7
8,0
8,2
8,3
8,4
8,5
8,6
8,6
0,1
1,9
5,3
6,4
7,1
7,5
7,7
7,8
7,9
7,9
7,9
Promedio
2,6
2,4
5,9
2,4
7,7
6,1
Las simulaciones de los productos sectoriales se incluyen en los siguientes cuadros.
55
Cuadro 31
E SC E N A R IO D E T A SA S D E C R E C IM IE N T O D E L PIB
A G R ÍC O L A E IN D U ST R IA L P A R A C O ST A R IC A
Año
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
PIB
total
PIB
agrícola
PIB
industrial
1,5
1,4
2,8
3,5
3,7
3,8
3,9
4,0
4,0
4,1
4,1
3,5
2,8
1,5
2,6
3,1
3,2
3,3
3,4
3,4
3,5
3,5
3,6
3,1
-1,3
-0,5
2,2
3,3
3,6
3,7
3,7
3,8
3,8
3,8
3,8
3,1
Cuadro 32
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DEL PIB
AGRÍCOLA E INDUSTRIAL PARA GUATEMALA
Año
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
PIB
total
PIB
agrícola
PIB
Industrial
2,6
2,6
3,1
3,2
3,3
3,5
3,5
3,6
3,6
3,6
3,6
3,3
2,4
2,3
2,6
2,6
2,6
2,7
2,7
2,7
2,7
2,7
2,7
2,6
1,3
1,4
2,2
2,3
2,5
2,6
2,7
2,8
2,8
2,8
2,9
2,4
56
Cuadro 33
E SC E N A R IO D E T A SA S D E C R E C IM IE N T O D E L PIB
A G R ÍC O L A E IN D U ST R IA L PA R A H O N D U R A S
Año
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
PIB
total
PIB
agrícola
PIB
Industrial
1,9
2,7
2,9
3,2
3,2
3,1
3,0
3,0
3,0
3,0
3,1
2,9
3,6
2,2
2,4
2,7
2,7
2,5
2,5
2,4
2,5
2,5
2,5
2,6
3,5
3,1
3,2
3,4
3,5
3,4
3,3
3,3
3,3
3,3
3,3
3,3
Cuadro 34
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DEL PIB
AGRÍCOLA E INDUSTRIAL PARA NICARAGUA
Año
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
PIB
total
PIB
agrícola
PIB
industrial
2,6
2,0
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
1,9
2,6
2,7
2,9
3,1
3,3
3,3
3,3
3,4
3,4
3,4
3,4
3,2
2,8
1,9
1,8
1,7
1,7
1,7
1,7
1,7
1,7
1,6
1,6
1,7
57
Cuadro 35
E SC E N A R IO D E T A SA S D E C R E C IM IE N T O D E L PIB
A G R ÍC O L A E IN D U ST R IA L PA R A P A N A M Á
Año
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
PIB
total
PIB
agrícola
PIB
industrial
1,8
3,2
2,8
3,3
3,4
3,4
3,3
3,2
3,1
3,1
3,0
3,0
3,1
2,0
2,0
2,0
2,1
2,1
2,6
2,3
2,1
2,1
2,1
2,2
-1,4
3,0
3,8
3,4
3,8
3,5
3,0
2,6
2,3
2,2
2,0
2,6
Cuadro 36
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DEL PIB
AGRÍCOLA E INDUSTRIAL PARA EL SALVADOR
Año
2002
2003
2004
2005
2006
2007
2008
2009
2010
2011
2012
Promedio
PIB
total
PIB
agrícola
PIB
industrial
1,3
1,8
2,6
3,0
3,3
3,4
3,5
3,6
3,6
3,6
3,5
3,0
0,1
0,3
0,5
0,7
0,7
0,8
0,8
0,8
0,8
0,8
0,8
0,6
2,1
2,2
2,7
3,2
3,6
3,9
4,2
4,3
4,4
4,5
4,5
3,6
Las simulaciones realizadas con los modelos econométricos elaborados parecen
reproducir en general el comportamiento histórico de los datos como lo muestran los gráficos 5,
7, 9, 11, 13 y 15 sobre las trayectorias reales y las proyectadas. Asimismo, los modelos
mantienen una relativa consistencia en la evolución de las principales variables macroeconómicas
con respecto a sus proporciones con respecto al PIB, aunque desde luego algunas de estas
proporciones tienden a deteriorarse en el tiempo alcanzando valores que no son necesariamente
58
plausibles y que suponen la necesidad de algún ajuste temporal imposible de identificar o
pronosticar en la actualidad (véanse los gráficos 6, 8, 10,12, 14 y 16).
Gráfico 5
ESCENARIOS DE TASAS DE CRECIMIENTO PARA COSTA RICA
PIB
Consumo privado
Inversión social
Gasto público
- DLGPCRF
Exportaciones
- DLGPCR
Importaciones
59
Gráfico 6
ESCENARIOS DE PROPORCIONES A PIB PARA COSTA RICA
Consumo privado
Inversión total
Gasto público
Saldo comercial
PIB agrícola
PIB industrial
60
Gráfico 7
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DE GUATEMALA
PIB
Consumo privado
Inversión total
Gasto público
DLITGF
DLITG
Exportaciones
Importaciones
- DLMGF
- DLMG
61
Gráfico 8
ESCENARIO DE PROPORCIONES A PIB DE GUATEMALA
Consumo privado
CYR
Gasto público
GPYR
PIB agrícola
■YAYR
Inversión total
lYR
Saldo comercial
SBYR
PIB industrial
- YIYR
62
Gráfico 9
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DE HONDURAS
PIB
Consumo privado
Inversión total
Gasto público
DLIHF
DLIH
Exportaciones
- DLGPHF
------ DLGPH
Importaciones
- D LM H F
------ D LM H
63
Gráfico 10
ESCENARIO DE PROPORCIONES A PIB DE HONDURAS
Consumo privado
CYR
Gasto público
- G PY R
PIB agrícola
YAYR
Inversión total
lY R
Saldo comercial
- SBYR
PIB industrial
64
Gráfico 11
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DE NICARAGUA
PIB
Consumo privado
■ DLCNGF
Inversión total
Gasto público
■ DLGPNGF
Exportaciones
- DLCNG
■ DLGPNG
Importaciones
65
Gráfico 12
ESCENARIO DE PROPORCIONES A PIB DE NICARAGUA
Consumo privado
Inversión total
Gasto público
Saldo comercial
PIB agrícola
PIB industrial
66
Gráfico 13
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DE PANAMÁ
PIB
Consumo privado
DLCPF
Inversión total
- DLIPF
- DLIP
Exportaciones
DLXPF
- DLXP
DLCP
Gasto público
- DLGPPF
------ DLGPP
Importaciones
■DLMPF
------DLMP
67
Gráfico 14
ESCENARIOS DE PROPORCIONES A PIB DE PANAMÁ
Consumo privado
CYR
Gasto público
GPYR
PIB agrícola
YAYR
Inversión total
lYR
Saldo comercial
SBYR
PIB industrial
YIYR
68
Gráfico 15
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DE EL SALVADOR
PIB
Consumo privado
D LC SF
Inversión total
D LISF
DLIS
Exportaciones
- DLXSF
------DLXS
DLCS
Gasto público
D LG PSF
D LGPS
Importaciones
- DLMSF
- DLMS
69
Gráfico 16
ESCENARIO DE PROPORCIONES A PIB DE EL SALVADOR
Consumo privado
CYR
Inversión total
IYR
Gasto público
Saldo comercial
GPYR
PIB agrícola
YAYR
PIB industrial
YIYR
70
Gráfico 17
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DEL PRODUCTO AGRÍCOLA
Costa Rica
- DLYACRF
Guatemala
- DLYACR
Honduras
Nicaragua
■ DLYAGFF
Panamá
■ DLYAG
El Salvador
71
Gráfico 18
ESCENARIO DE TASAS DE CRECIMIENTO DEL PRODUCTO INDUSTRIAL
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
Finalmente se incluyen en el cuadro 37 los valores preliminares y los pronosticados por el
modelo del comportamiento del Producto Interno Bruto para el 2002. Los resultados obtenidos
indican que los modelos econométricos elaborados permiten pronosticar en forma razonable los
valores reales. Esto es, para dos países los valores pronosticados son muy cercanos a los valores
reales, y en los otros cuatro los errores son de aproximadamente 1 o 1,5 puntos porcentuales del
PIB. Ello es satisfactorio considerando la elevada volatilidad de estas economías y que en
algunos casos los valores reales parecen no reproducir el patrón histórico más reciente y
representan por tanto un cambio brusco en su trayectoria. En este sentido, debe reconocerse que
el modelo presenta problemas para identificar cambios bruscos en los patrones de crecimiento
probablemente asociados a shocks internacionales, desastres naturales o factores sociales,
políticos, institucionales o de índole estructural. En todo caso, es necesario mantener y actualizar
las estimaciones y las especificaciones de acuerdo con la información económica más reciente.
72
Cuadro 37
VALORES REALES Y PRONOSTICADOS DEL CRECIMIENTO DEL PIB REAL
(Porcentajes)
Costa Rica
Guatemala
Honduras
Nicaragua
Panamá
El Salvador
2,8
1,5
2,0
2,5
2,0
1,9
1,0
2,6
0,4
1,8
2,3
1,0
2002
2002f
Notas: 2002f=Valores pronosticados por los modelos.
El conjunto de las simulaciones realizadas, sintetizadas en los cuadros 38 y 39, son
relativamente consistentes con las trayectorias de estas economías en las últimas dos décadas. En
efecto, las simulaciones realizadas indican valores promedio muy similares, aunque con un sesgo al
alza, para Costa Rica, Honduras, Panamá y El Salvador. Por su parte, para Guatemala y Nicaragua se
proyecta una recuperación del ritmo de crecimiento económico. Para el caso de Nicaragua se
considera que una recuperación del crecimiento se obtiene por los efectos aceleradores y
multiplicadores del ingreso. En principio, el mayor dinamismo proyectado para la región
Centroamericana proviene fundamentalmente de un aumento de la relación de inversión a producto
en todos los países ya que el ritmo de crecimiento de los Estados Unidos se mantiene relativamente
similar a su trayectoria histórica de los últimos veinte años. Desde luego una reducción del ritmo de
crecimiento de los Estados Unidos asociada a los costos actuales de guerra o una caída de la relación
de inversión a producto generarían una reducción en el crecimiento del conjunto de estas economías.
Cuadro 38
TASAS DE CRECIMIENTO DEL PRODUCTO DE LOS PAÍSES CENTROAMERICANOS
Y DE LOS ESTADOS UNIDOS
Período
81-85
86-90
91-95
96-2001
81-2001
Banda 1
Banda 2
Escenario
Costa Rica Guatemala
0,74
3,47
4,90
4,28
3,35
4,00
3,00
3,50
-1,26
2,89
3,53
3,17
2,44
3,50
2,50
3,30
Honduras
Nicaragua
Panamá
1,12
2,98
2,88
2,22
2,68
3,00
2,00
2,90
-0,41
-3,11
1,51
4,15
0,84
3,00
2,00
1,90
1,64
-1,36
3,61
2,44
2,35
3,00
2,50
3,00
El Salvador
-0,61
2,02
5,43
2,57
2,61
3,50
2,50
2,60
APIB de
Estados Unidos
2,81
2,94
2,82
4,25
3,06
3,0
73
Cuadro 39
PROPORCIONES PROMEDIO DE INVERSION A PRODUCTO
Ratio I / PIB
Periodo
81-85
86-90
91-95
96-2001
81-2001
02-2012
Costa Rica
15,12
18,68
20,16
20,82
18,80
21,83
Guatemala
9,8
8,82
10,04
11,82
10,20
12,07
Honduras
16,74
15,36
21,66
24,35
19,76
21,51
Nicaragua
19,32
17,54
15,84
24,17
19,45
26,06
Panama
20,58
12,92
23,48
30,37
22,24
24,15
El Salvador
11,6
13,64
18,14
18,82
15,70
24,05
74
X. CONCLUSIONES Y COMENTARIOS GENERALES
Las economías de Centroamérica, durante las dos últimas décadas, muestran trayectorias
ciertamente volátiles junto con la presencia de cambios estructurales importantes en sus
principales variables macroeconómicas. No obstante la evidencia empírica disponible indica la
existencia de patrones sistemáticos en el comportamiento de algunas de las variables
macroeconómicas clave y en sus formas de interacción.
Así, puede observarse que el crecimiento económico, en los países centroamericanos,
sigue un patrón de fluctuaciones alrededor de una tendencia creciente donde estas oscilaciones
cíclicas están autocorrelacionadas. Además la evidencia empírica identifica que la inversión
doméstica y la evolución de la economía de los Estados Unidos son factores fundamentales para
explicar el ritmo de crecimiento económico en la región. En este sentido, la interpretación
asociada a modelos del tipo AK parece tener un fundamento empírico sólido. Por su parte, los
efectos de la economía de los Estados Unidos en el ritmo de crecimiento de las economías
Centroamericanas tiene en Costa Rica, Guatemala, Honduras y Panamá coeficientes
relativamente similares y elevados en el largo plazo mientras en Nicaragua y El Salvador los
coeficientes son muy bajos.
Por su parte los modelos econométricos del consumo muestran la presencia de una
relación estable de largo plazo entre el consumo y el ingreso con una propensión marginal a
consumir de aproximadamente 0,95. Asimismo se observa que los modelos econométricos finales
son similares en las especificaciones utilizadas. Esto sugiere que los patrones de consumo en
estos países tienden a ser parecidos.
Las ecuaciones de inversión muestran relaciones más volátiles. Destaca la elevada
variabilidad en los coeficientes de la elasticidad ingreso sugiriendo particularidades importantes
en la relación entre la inversión y el ingreso en cada país. En este mismo sentido se observa en
Costa Rica, Guatemala y Honduras efectos relevantes de costos de oportunidad o de
incertidumbre asociados a la tasa de interés real o a la tasa de inflación.
Los modelos econométricos para las exportaciones identificaron relaciones de largo plazo
para Costa Rica, Panamá y El Salvador en donde en todos los casos existe un efecto dinamizador
de la demanda a través del producto de los Estados Unidos. Destaca en Costa Rica, Guatemala,
Nicaragua y El Salvador una elasticidad con respecto al ingreso de los Estados Unidos superior a
la unidad. Por su parte, el tipo de cambio real tiene efecto pequeño en Costa Rica y Honduras
(véase de nuevo el cuadro 8). Las dificultades para encontrar relaciones de largo plazo con
sentido económico indican la posible presencia tanto de cambios estructurales en el
comportamiento del sector externo como la dependencia importante en algunas actividades o
productos. Por ejemplo, destaca la importancia que tiene la exportación de productos
tradicionales como el café o recientemente las exportaciones de maquilas sobre el total. Resulta
además curioso constatar la persistencia de los efectos negativos de los cambios en el tipo de
cambio real en las exportaciones (Guatemala, Honduras y Nicaragua) asociado a un efecto “J” en
las exportaciones o a la incertidumbre que genera en los exportadores las oscilaciones cambiarias.
75
Los modelos de importaciones identificaron relaciones estables considerando ya sea al
ingreso del país respectivo y/o los precios relativos representados por el tipo de cambio real. Las
elasticidades ingreso oscilan entre 1 y 2,5 reflejando la dependencia de estas economías de los
bienes procedentes de la economía mundial. Por su parte, las importaciones son sensibles aunque
no muy elásticas al tipo de cambio real en Guatemala, Honduras y El Salvador, elásticas en
Costa Rica, y estadísticamente no significativo el efecto en Nicaragua y Panamá.
Los modelos sectoriales muestran alta dependencia a la trayectoria general del producto
expresando que las participaciones porcentuales tienden a mantenerse relativamente estables a lo
largo del tiempo aunque con algunas tendencias definidas. Estos cambios pueden ajustarse
utilizando alguna variable como la tasa de inflación o el tipo de cambio o incluso la trayectoria
del producto de los Estados Unidos.
Las tendencias en las tasas de crecimiento del producto por país son relativamente
similares para Costa Rica, Guatemala, Honduras, Panamá y El Salvador donde se observa un
comportamiento de “U” invertida donde las formas geométricas son ciertamente muy abiertas.
Por el contrario, Nicaragua tiene un comportamiento tendencial en forma de “U”. Ello sugiere
que en general existe una tendencia a disminuir el ritmo de actividad económica. Así, se observa
un proceso de convergencia de largo plazo a valores de entre 2,5% y 3% con la excepción de
Nicaragua que muestra un comportamiento atípico. Esto sin embargo debe reconocer que
persisten diferencias regionales notables como lo muestran los coeficientes de correlación
destacando mayores similitudes entre Guatemala, Honduras y El Salvador por una parte y
Panamá y Nicaragua por el otro lado.
Los pronósticos realizados para los países de la región centroamericana buscaron
combinar la información empírica disponible sobre el comportamiento sistemático de las series
con la teoría económica relevante. Debe sin embargo reconocerse las dificultades existentes al
tratar de aplicar determinadas técnicas econométricas de pronóstico que son óptimas dado los
supuestos de que no existen problemas de especificación, los parámetros son constantes y las
series son estacionarias, ya que en el caso de los países centroamericanos se desconoce el modelo
verdadero, existen cambios estructurales relevantes y ciertas series económicas son no
estacionarias. No hay un consenso claro sobre la mejor forma de obtener pronósticos óptimos. En
todo caso se optó por construir especificaciones que incluyeran en la medida de lo posible
mecanismos de corrección de error buscando tomar en cuenta la modelación del componente
determinístico de las series. Posteriormente con estas especificaciones se construyeron dos
bandas extremas por país para anclar los pronósticos de largo plazo. Este método sugerido por
Renshaw (1991) permite minimizar, en la mayoría de los casos, el error cuadrático medio en el
largo plazo al identificar canchas en donde se ubicará el valor real. De este modo, pueden
cometerse errores importantes para cada año pero en el largo plazo se reduce el error. De todas
formas, los modelos econométricos permiten también realizar simulaciones de la evolución de las
variables económicas relevantes durante cada uno de los años del período de pronóstico.
Los resultados de las simulaciones sugieren que el desempeño futuro de las economías
centroamericanas depende fundamentalmente de sus capacidades para desarrollar un intenso
programa de inversión pública y privada y de una mejoría de las condiciones internacionales, en
particular del ritmo de crecimiento de la economía de los Estados Unidos. Debe sin embargo
considerarse que ambos factores están relacionados. Esto es, la escasa perspectiva de una fuerte
76
recuperación en los Estados Unidos influye negativamente en el comportamiento de la inversión
nacional. A su vez la pérdida de dinamismo en las economías industrializadas, parcialmente la de
los Estados Unidos, reduce el margen de maniobra de la política económica nacional para tratar
de impulsar un repunte de la actividad productiva.
Debe finalmente mencionarse que los resultados obtenidos muestran que, si bien es
posible construir modelos econométricos sencillos para cada uno de estos países, 26 se requiere
trabajo adicional para lograr un análisis más preciso, más rico de la evolución y desempeño de las
economías de la región. En especial es conveniente extender los modelos aquí elaborados de
forma que tomen en cuenta, que incorporen un “módulo” de análisis de las cuestiones financieras
y de intermediación bancaria más relevantes. En particular la de disponibilidad de divisas y la
restricción de crédito interno —interrelacionadas— son elementos que influyen en las sendas de
crecimiento de las economías de la región y que cuya influencia habría que examinar
econométricamente.
Asimismo, la parte fiscal está ausente de los modelos aquí estimados. Claramente el
trabajo en estas áreas de investigación tendrá resultados útiles para entender mejor las pautas, las
dinámicas, en la evolución de las economías centroamericanas.
26
No debe olvidarse que “es imposible comparar el árbol verde de la vida con el árbol gris de la teoría.
77
BIBLIOGRAFIA
Acuna-Tamaño-Alfaro, J. (2002), The political economy o f development in Central America:
rationality, culture and structure in an econometric analysis, Instituto Internacional de
Gobernabilidad, http: iigov.org.
Alesina, A., S. Ozler, N. Roubini y P. Swagel (1996), Political instability and economic growth,
“Journal of Economic Growth”, 1, 193-215.
Banerjee, A. y D. Hendry (eds.) (1992), Special issue: testing integration and cointegration,
Oxford Bulletin of Economics and Statistics, Vol. 54, agosto, N° 3.
Barro, R. (1991), “Economic growth in a cross section of countries”, Quarterly Journal o f
Economics, 106: 407-44.
Barro, R.J. (1990), “Government spending in a simple model of endogenous growth”, Journal of
Political Economy, 98(5), 103-125.
Barro, R.J. and Sala-I-Martin, X. (1995), Economic Growth, New York: McGraw Hill.
Blanchard, O. (1997), “Is there a core of usable macroeconomics?”, American Economic Review,
papers and proceedings, mayo, pp. 244-246.
Bleaney, M. y A. Nishiyama (2002), Explaining growth: a contest between models, Journal o f
Economic Growth, 7, 43-56.
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) (2001), Base de datos: Istmo
Centroamericano: medio siglo de estadísticas macroeconómicas, 1950-2000.
________(2002a), “Costa Rica: Evolución Económica durante 2001”, CEPAL-México, julio,
pp. 47.
(2002b), “El Salvador: Evolución Económica durante 2001”, CEPAL-México, junio,
pp. 36.
(2002c), “Guatemala: Evolución Económica durante 2001”, CEPAL-México, junio,
pp. 39.
(2002d), “Honduras: Evolución Económica durante 2001”, CEPAL-México, junio,
pp. 41.
(2002e), “Istmo Centroamericano:
CEPAL-México, junio, pp. 37.
Evolución
Económica
durante
2001”,
78
(2002f), “Nicaragua: Evolución Económica durante 2001", CEPAL-México, junio,
pp. 37.
(2002g), “Panamá: Evolución Económica durante 2001", CEPAL-México, junio,
pp. 40.
Comisión Económica para América Latina y el Caribe (2002h), “Situación y perspectivas"",
CEPAL-México, junio, pp. 40.
Davidson, J.E.H., D.F. Hendry, F. Srba y S. Yeo (1978), “Econometric modeling of the aggregate
time series relationship between consumers expenditure and income in the United
Kingdom", Economic Journal, diciembre, pp. 661-692.
Deaton, A. y J. Muellbauer (1980), Economics and consumers behavior, Cambridge University
Press.
Dickey, D. A. and Fuller, W.A. (1981), “Likelihood ratio statistics for autoregressive time series
with a unit root", Econométrica, 49, 1057-1072.
Engle, R. F. y C.W.J. Granger (1987), “Cointegration and error correction: representation
estimation and testing", Econométrica, Vol. 55, N° 2, 251-276.
Feasel, E., Y. Kim y S. C. smith (2001), “Investment, exports, and output in South Korea: a VAR
approach to growth economics", Review o f Development Economics, 5(3), 421-432.
Fischer, S. (1988), “Recent developments in macroeconomics", Economic Journal, N° 98, junio,
pp. 294-339.
Galindo, L. M. (1995), “La hipótesis de Fisher en la economía Mexicana, 1985-1990",
Monetaria, XVIII, 2: 195-208.
Galor, O. (1996), “Convergence? Inferences models from theoretical models", Economic
Journal, 106, July:1056-69.
Granger, C. W. y P. Newbold (1974), “Spurious regressions in econometrics", Journal o f
Econometrics, 53, 211-244.
Greene, W. (1999), Análisis econométrico, Prentice Hall.
Greenwald, B.C. y J.E. Stiglitz (1993), “Financial market imperfections and business cycles",
Quarterly Journal o f Economics, febrero, pp. 77-113.
Guerrero, V. M. (sf), Distribución y pronóstico de una serie no-observable el caso del PIB
mensual de Guatemala, Departamento de Estadística del ITAM.
Hendry, D. F. (1995), Dynamic econometrics, Oxford Economic Press.
79
y M. P. Clements (1999), Forecasting non-stationary economic time series, M.I.T.
Press.
________y V. Ungern-Sternberg (1993), Liquidity and inflation effects on consumer’s
expenditure” en D. F. Hendry (ed.), Econometrics: alchemy or science? Essays in
econometric methodology, Blackwell Publishers, UK.
Hodrick, R. J. y E. C. Prescott (1997), “Postwar U.S. business cycles: an empirical
investigation”, Journal o f Money, Credit and Banking, Vol. 29, No 1, February, pp. 1-16.
Johansen, S. (1988), Statistical analysis of cointegrating vectors, Journal o f Economic Dynamic
and Control, 12, 231-254.
Jones, L. E. y R. E. Manuelli (1990), A convex model of equilibrium growth: theory and policy
implications, Journal o f Political Economy, 98, 1008-1028.
King, R.G. y R. Levine (1993), “Finance and growth: Schumpeter might be right”, Quarterly
Journal o f Economics, 108, 717-737.
Levine, R. y D. Renelt (1992), “A sensitivity analysis of cross-country growth regressions”,
American Economic Review, 82, 942-963.
Mankiw, N. G., Romer, D. and Weil, D. (1992) “A contribution to the empirics of economic
growth”, Quarterly Journal o f Economics 107: 407-37.
Mishkin, F. S. (1992) “Is the Fisher effect for real? A re-examination of the relationship between
inflation and interest rates”, Journal o f Monetary Economics 30: 195-215.
Patterson, K. (2000), An introduction to applied econometrics: a time series approach, St. Martin
Press.
Obstfeld, M. y K. Rogoff (1999), Foundations o f International macroeconomics, M.I.T.
Phillips, P. C. B. and Perron, P. (1988), Testing for unit roots in time series regression,
Biometrika, 75, 335-346.
Quah, D. T. (1996) “Twin Peaks: growth and converge in models of distribution dynamics”,
Economic Journal, 106, July: 1045-55.
Rebelo, S. (1991), “Long run policy analysis and long run growth”, Journal o f Political
Economy, 99, 500-521.
Renshaw, E. F. (1991), Using a consensus of leading economic indicators to find the right ball
park for real GNP forecats”, en K. Lahiri y G.H. Moore (eds.), Leading economic
indicators: new approaches and forecasting records, Cambridge University Press, pp.
197-209.
80
Ros, J. (2000), Development theory and the economics o f growth, Michigan University Press.
Sala y Martin (1997), “I just ran two million regressions”, American Economic Review, 87,
mayo, 184-188.
Sala-I-Martin, X. (1996) “The classical approach to convergence analysis”, Economic Journal
106, July: 1019-36.
Solow, R. M. (1997), “Is there a core of usable macroeconomics we should all believe in?”,
American Economic Review, papers and proceedings, mayo, pp. 230-232.
Spanos, A. (1986), Statistical foundations o f econometric modelling, Cambridge University
Press.
Varian, H. R. (1984), Microeconomics analysis, Norton International Student Edition.
Wallis, K. F., P. G. Fisher, J. A. Longbottom, D. S. Turner y J. D. Whitley (1987), Models o f the
UK economy, Oxford University Press.
Walsh, C. E. (2000), Monetary theory and policy, The M.I.T. Press, Cambridge Mass y Londres,
Inglaterra.
Fly UP